Humanismo cuántico

“Decía Platón, poco mas o menos, que las percepciones de la vida de cada uno de los seres humanos no son mas que las sombras que proyecta una vela, de su verdadera realidad, en las paredes de una cueva y son esas valoraciones de lo auténtico lo que hace que tomemos las decisiones. Solamente tus vivencias, tu intelectualidad y tus estados emocionales, en definitiva tu “psiquis”, hace que las cosas vayan bien ó vayan mal.”

Estos comentarios realizados en mi blog, no hace demasiado tiempo, podrían invitar a pensar que la mente humana dispone de mecanismos para cambiar la realidad física en que vivimos o adaptarla a nuestro propio albedrío y así poder alcanzar esas metas muchas veces deseadas, cosa que desgraciadamente, me temo, que no es así. Esta entrada propone que a través de un afianzamiento de nuestras presunciones, experiencias y razonamientos, conseguiremos una palanca para afrontar los acontecimientos de nuestra vida, śolo y en exclusiva.

Yo, e introduzco el tema, soy escéptico de la verdades absolutas y de las conclusiones universales “homocentristas”, y esto es mas que otra cosa, porque no son la primera vez que se aplican con pésimos resultados, además de porque, por otro lado, siempre me han dado un “tufillo” a divinidades y espíritus todopoderosos que son, por desgracia, síntoma inequívoco de una raquítica necesidad – haciendo patente el miedo a su condición y a sus defectos – de un juez ó creador supremo, responsable final, como tal, de actos y circunstancias humanas. Estos comentarios vienen a colación del conocimiento de una especie de “filosofía humanista cuántica” basada en un batiburrillo de conceptos teóricos de la Física, mística precolombina y esotérica, ecología, etc. así como mentes omnipotentes extraterrestres, que huelen a secta religiosa espacial, reconstituida, a varios parsecs de distancia:

Como suele suceder en esto textos, la introducción al tema, presenta comentarios, reales, científicos para dar consistencia:

Para la física cuántica, la inverosímil conjetura comienza a ser una realidad que podría revolucionar las fronteras de la ciencia. Según una opinión difundida en el mundo científico, existiría evidencia suficiente como para sugerir que nuestro planeta (así como todo lo que existe en el Universo) es un entramado de imágenes fantasmas, proyecciones provenientes de un nivel ubicado más allá de la realidad, el tiempo y el espacio tal como los concebimos. Quienes defienden esta idea son dos importantes pensadores contemporáneos. Uno de ellos, David Bohm, otrora discípulo dilecto de Albert Einstein, es miembro de la Universidad de Londres y uno de los más respetados nombres de la física cuántica; el otro es Karl Pribram, neurofisiólogo de la Universidad de Stanford y autor de uno de los más brillantes libros en la materia: “Lenguajes del Cerebro”. Ambos científicos llegaron, separadamente, a la misma conclusión: que el Universo tendría una concepción holográfica y que el cerebro humano decodificaría la información holográfica que compone nuestra realidad.”

Hasta aquí.., bien.., se trata de una alusión a una teoría científica, basada en los estudios sobre la estructura de Universo y una posible explicación del mecanismo de percepción del cerebro humano de parte de esa estructura, como seres tridimensionales – el Universo, se especula por algunos autores, que tenga entre 11 y 16 dimensiones – y digo bien.., porque como teoría científica, caso del primero de los temas, su presentación sobre desarrollo matemático, es aceptable y está ahí, aunque no es falsable ó verificable, actualmente, mediante experiencia empírica.

Pero.., si a esto unimos desarrollos del mensaje, como por ejemplo:

“Somos seres maravillosos con un enorme potencial, sin reconocer la capacidad que tenemos a nuestra disposición para crear realidades. Somos unidades cuánticas capaces de absorber energía comprimirla, procesarla en nuestros corazones y devolverla a la creación en la forma de emociones puras con conciencia, en la forma de amor incondicional”.

o humanistas con conexión divina, como estos:

“…A medida que las personas empiecen a despertar y reconectar su esencia, comenzarán a ver lo que no vieron y se alejarán de todo esfuerzo banal, reorientando sus experiencias de vida, aprendiendo a ser co-creadores conscientes de la nueva realidad. El caos y la confusión serán inevitables, ya que muchas fuerzas arraigadas en lo involutivo, en el sistema en agonía, se aferran a la seguridad y el poder que les entrega lo externo, debido a que no saben como sobrevivir en un mundo nuevo en el que comienza a prevalecer la esencia divina del ser humano.”

ó místicos, esotéricos precolombinos y seudocientíficos, como estos:

La pregunta que surge es cuándo alcanzarán las 64 escalas temporales de Mc Kenna su cúspide en nuestro tiempo lineal, determinando el momento de un despertar de conciencia colectivo. Mc Kenna sostiene que todo señala hacia alrededor de diez años más. De acuerdo con la astrología maya, el 22 de diciembre de 2012 se configuraría un vórtice temporal, una bisagra en la continuidad del Tiempo-Espacio. La cosmovisión de Terence Mc Kenna está totalmente de acuerdo con las enseñanzas tántricas. En ellas, Maya-Shakti, simbolizando el poder de la materialización, “proyecta el Universo desde sí mismo y de una forma que está de acuerdo con nuestra propia experiencia psicológica”. El Tantra niega que las propiedades primarias (peso, masa, extensión) sean de alguna forma más reales que las propiedades secundarias (olor, sabor, tacto). Para los Mayas, no se trata de ilusión.

Esto señores, ó así yo lo percibo, es un “maremagnum” ideario confeccionado sobre una necesidad de alternativa de creencias y que parte de un contexto de pérdida de credibilidad de las actuales religiones mayoritarias. Un Ideario que, para su llegada al potencial consumidor, exprime varios temas de alto contenido social: Crisis económica, crisis de valores, ecología, conciencia colectiva, etc, adornándolo con pinceladas esótéricas, retazos de filosofías orientales y mensajes de divinidades precristianas, en un intento de llegar a la máximo abanico posible de percepciones sociológicas.

Hasta aquí y de nuevo, sinceramente, me da exactamente lo mismo; Todo el mundo tiene derecho a asumir pensamientos e ideales que conforten sus necesidades vitales; Ahora bien, cuando su necesidad de supervivencia intenta ser auspiciada ó entremezcla estos conceptos, con el motor de la liberalidad del hombre: La búsqueda del conocimiento,esto…, es inaceptable. Es inaceptable porque, estoy convencido, que la pseudociencia hace mas daño al desarrollo del saber humano que cualquiera de la religiones, sectas y asociaciones esotéricas que puedan brotar de las mentes calenturientas de cualquiera de los mercachifles que desgraciadamente, y cada vez con mas fuerza, surgen en estos días de incertidumbre y desasosiego.



Anuncios

2 pensamientos en “Humanismo cuántico

    • Si.., asi es.., la misma basura “magufa y pseudocientífica” a que me refería.
      ¡Leches.. , y cuesta 20 dólares..!
      Otro “vendelibros” más… , últimamente están surgiendo como los chinches… 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s