Teoría de universos membrana II

En la anterior entrada se ha descrito el modelo de “Universo sombra”, pero existe otra posibilidad sin abandonar el concepto “membrana” y manteniendo que las dimensiones “adicionales” sean infinitas.

Esta segunda alternativa de la naturaleza del Universo nos lleva a la hipótesis que las citadas dimensiones extra “quantuor” estén muy curvadas aunque sin llegar a las primeras suposiciones de un mínimo radio. La teoría de Randall-Sundrum realiza un planteamiento de curvatura que da similar respuesta a las mismas percepciones contestadas con la hipótesis anterior sin necesidad de disponer de un segundo universo “espejo”. pues debido a esta curvatura, su misma forma haría que se comportara de igual manera – tomemos como ejemplo la estructura de una silla de montar ó de un tunel -, bien es cierto que, en un primer momento es planteable una salvedad como consecuencia de no existir un Universo “sombra” que permitiera mantener el balance gravitatorio – los gravitones se escaparían y se produciría un desajuste energético violando la ley de conservación de la energía que nos dicta que la cantidad total de energía debe permanecer constante -. aunque esto sólo sea en apariencia.

Nuestra teoría nos dicta que solamente las emisiones gravitatorias con una longitud de onda menor que el radio de curvatura del Universo que hemos planteado serían capaces de escapar y conocemos que los únicos cuerpos celestes, conocidos, que son capaces de emitir ondas gravitatorias de estas características son los agujeros negros . Esta posibilidad que nos plantean los agujeros negros se subsana suponiendo que la expansión de las ondas gravitatorias – el resto de las emisiones del agujero negro quedarían confinadas a la membrana según el modelo comentado – , en los dimensiones adicionales, mantengan un radio de expansión menor ó igual que el radio de curvatura de la membrana, es decir, que su expansión sea comparable, en un principio, a una esfera insertada en la membrana y que en su progreso vaya adoptando una forma elíptica que siempre conservará ese radio máximo que impide la posibilidad de una pérdida energética del conjunto.

Este proceso sería como consecuencia del “desinflado” ó desintegración del agujero negro debido a la pérdida de energía y por lo tanto de masa, aunque es altamente probable que ningún agujero negro con la sufienciente masa haya conseguido, debido a la edad del universo, llegar al climax de expansión esférico y por lo tanto a ese radio crítico. Dato que se confirma por la no observación, hasta hoy, de grandes explosiones de rayos gamma atribuibles a esta singularidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s