La cultura de los verracos

Ya en 1876 se tiene constancia, como evidencia arqueológica y son tratados como tales, de estos monumentos escultóricos con el descubrimiento de tres esculturas zoomórficas junto a lo que se supuso el recinto inferior del castro de Las Cogotas (Ávila) y que por no encontrarse en zona de viviendas, se supuso serviría de encierro para el ganado. Esta primera interpretación conducía a un contexto de creencias representativas mágico-religiosas que posiblemente tuvieran relación con ritos de protección y reproducción de las reses, tratándose, como es en el caso de los vettones.., de una riqueza básica de estas poblaciones fundamentalmente ganaderas. – En esta misma línea, y basados en datos flokloricos y etnográficos,  se les adjudica un carácter fálico, aunque la mayor parte de los autores aboga por un culto de tipo zoolátrico – Bien es cierto que anteriores ideas sobre el orígen y funcionalidad de los “verracos”, caso de la funeraria.., siguen siendo vigentes y se insiste en el carácter divino de estas manifestaciones, vinculadas a un culto a los muertos, considerándolas como estelas ó siguiendo un esquema similar a los “cupae”, con una formación compuesta de  una base ahuecada en cuya oquedad se depositaban las cenizas del muerto y sobre la que se situaría la escultura.

Toros de Guisando. Guisando.Avila

En los primeros estudios sobre esta cultura, Martín Valls, establece dos claros parámetros en su tipología, definida en un primer lugar por la variable de su estilo y en segundo lugar, por su tipo de función. Estas premisas permiten definir dos tipos: El primero agruparía las piezas de grandes dimensiones y talla cuidada que como característica fundamental se menciona el hecho de estar sustentadas sobre un soporte central. – tipo asociado a castros prerromanos y a los que correspondería una finalidad mágico-protectora del ganado – y un segundo grupo que incorpora piezas más pequeñas, de marcado geometrismo y cronología romana; Aquí, el espacio entre el vientre y el plinto no está calado, tomando forma cóncava rectangular y formarían parte de un monumento funerario. En posteriores estudios realizados por Alvarez-Sanchís, éste hace un diferenciación tipológica que se expresa en cinco tipos diferentes de representaciones taurinas y cuatro de cerdos/jabalíes –  En la antiguedad, el cerdo y el jabalí, estaban muy próximos a diferencia de hoy en día – que tienen una distribución geográfica mas o menos definida. Esta distribución ubica mas profusamente a las figuras de toros en la provincias de Zamora y Ávila – Las diferentes variaciones en los modelos vendrían a ser reflejo de las razas bovinas autóctonas de cada  asentamiento –, mientras que los cerdos prevalecerán en el resto del territorio vettón (Cáceres, Salamanca, etc..)

De igual manera, pretéritas hipótesis de estas representaciones asumen fecharlas, las más antiguas…, en la segunda Edad del Hierro ó “post hallstática” (siglo III y II a.c.), más la datación de ciertas antiguas figuras poseedoras de inscripciones latinas planteaban dudas en su función funeraria aunque posiblemente fueran, en estos determinados casos, como causa de su reutilización en época romana para otros menesteres, perdiendo su carácter. Hipótesis que  se reafirma en investigaciones sucesivas y que tienden a situar las más antiguas en el siglo V y IV a.c. , apuntando a un contexto exclusivamente  vetton, aunque su manifestación y realización llegara hasta épocas de la dominación de Roma.

Verraco. Avila. Foto de http://www.avilainformación.blogspot.

Sobre el origen primero  de estas esculturas, zoomórficas, en general.., todos coinciden en señalar a la escultura ibérica andaluza como el modelo original de donde derivan las representaciones de la meseta hispana y que relacionan con las esculturas de leones y toros de Andalucía y sudoeste de la península, y dado que la influencia de la cultura ibérica penetra más tardíamente a medida que nos alejamos de la costa se muestra como defensa de la datación antes mencionada. Los trabajos de Bosch Gimpera, establecieron las primeras hipótesis sobre el origen y desarrollo de estos trabajos escultóricos, estableciendo tres escuelas: La tartésica-andaluza; la ibéra ó del Sudoeste; Y la céltica o de la Meseta. Considera a ésta última como la más tardía, a la vez que admite una primera fase de evidente relación con los toros del centro de la península y andaluces. En un segundo momento, a finales de siglo III.., las representaciones del cerdo ó jabalí tomarían preponderancia sobre las toriformes aunque sufriendo un proceso degenerativo, en su calidad estética, según se separaban de sus primitivas raíces tartésicas. Estas presunciones están basadas igualmente en que la escultura céltica europea presenta un datación tardía, reafirmando los antecedentes andaluces de las esculturas zoomórfas celtas  mesetarias peninsulares. Esta aseveración puede ser matizada en el sentido que aunque no se puede dudar de las influencias tartésicas, la aparición de ” la cultura de los verracos” únicamente se llega a explicar en un contexto cultural y socioeconómico determinado que requeriría de unas expresiones plásticas acordes y éste  no es otro que la cultura vettona prerromana.

Significado y función de los verracos

En la memoria de las excavaciones del castro de las Cogotas, por J. Cabré, se viene a demostrar la firme correspondencia de una parte de estas representaciones en piedra con los recintos fortificados de la Edad del Hierro y la riqueza gandera de estas poblaciones. Estas esculturas halladas junto a la entrada principal del segundo muro de la fortificación es interpretado como un encierro de ganado y por tanto manifiestan su sentido de “protección”, favorecedora de “una magia sobre los pastos” y, tal vez, de reproducción.

Cuestión importante sería concretar la posición intramuros de otros ejemplares y si deben ser asociados con las fortificaciones, caso del castro de La Mesa de Miranda,  que no yacen lejos de la puerta monumental ó el jabalí de Botija, hallado en el lienzo de muralla norte ó las esculturas del castro salmantino de Irueña encontradas a pie de muro y que podrían verse reflejadas en documentos medievales. Estos documentos  ubican , en Ledesma, cuatro toros cerca de la puerta septentrional de la ciudad ó en el caso de Ciudad Rodrigo, un verraco, y que se situaba en la salida del puente sobre el río Agueda, a las puertas de la ciudad, en el siglo XVII. Para explicar estos grupos de esculturas de mediano y gran tamaño en las inmediaciones de puertas y murallas sería aceptable reivindicar la teoría semiarquitectónica y su función como sillares zoomorfos,  asentamiento de Torquemada y Botija..,  a similitud del mundo oriental e ibérico, ubicados en puertas de palacios, santuarios ó necrópolis.  Estas hipótesis para una parte de estas esculturas como defensoras de poblaciones y recintos, en similitud a los guardianes que se documentan en todo el Mediterráneo, permitiría ubicar el carácter de representación divina –  Es conocida la naturaleza esencialmente religiosa para el jabalí y el toro , como simbolo de  la guerra y la prosperidad – de estas figuras como resulta patente en su iconografía y que concuerda con su extensión como totem en el mundo antiguo y dentro de éste, en el céltico  – gálatas, escitas, germanos, etc. – .

Se tiene plena seguridad, que en los asentamiento vettones, existían fórmulas de representación y disposición de estas figuras, ya sea unitariamente ó en grupo,  respecto a su situación en puertas, murallas y recintos sagrados que darían un valor mágico y de protección de las divinidades a los pobladores e indentificarían a los grupos residentes, aunque por supuesto… y debido a paso del tiempo,  por ahora..,  resulta desconocida.

Referencias:

“Los vettones”, Jesús R. Álvarez-Sanchís  (2003)



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s