Mitología semita: El concepto de alma y el “Haz de Chayyim”

Aunque  tengo  que irme a la quinta acepción que da el Diccionario de la Real Academia Española para conseguir una aproximación en la definición de “vigor natural y virtud que alienta y fortifica el cuerpo para obrar” como explicación de lo que quiero expresar,  ésta descripción tampoco termina de satisfacerme con respecto al concepto “espíritu” que quiero desarrollar.  En éste mismo sentido,  si mi intención fuera utilizar el vocablo “alma”,  debo de ir a su segunda  razón para conseguir:  “En algunas religiones y culturas, sustancia espiritual e inmortal de los seres humanos” y que , si bien se asemeja a lo esperado, tampoco termina de acercarse al concepto semita occidental en ciernes.

« Mas, Adam se ha levantado para perseguirte y buscar tu nap̄šeḵā / Alma, pero el nep̄eš / Alma de (mi) Adon/Señor (David)  estará ligada al Haz de Chayyim / Bolsa de los Vivos de Hashem Eloheicha y las nep̄eš de tus oyevim / enemigos serán por El lanzadas tan lejos, como ( si ella fuera) la funda de una kela / honda» I Samuel 25:29. Biblia Ortodoxa Hebrea.  Sigue leyendo

Anuncios

Porqué y cuando se creó el Purgatorio.

No cabe duda que uno de los dogmas base de muchas de las religiones actualmente vigentes y pretéritas es la idea de un vida tras la muerte. La  creencia de una regeneración, resurrección o reencarnación en los mitemas de diferentes culturas a lo largo del globo terrestre resulta una constante, existiendo variadas explicaciones para determinar tanto su ausencia, su disfrute pasado,  o su promesa de futuro.  Curiosamente varias de éstas interpretaciones, ejemplo sería los pueblos del sudeste de África, están asimiladas con el supuesto periodo de “decadencia y renovación” que un antiguo observador pudo percibir en las fases de la Luna – Como anécdota decir que la resurrección  correspondía con la espera de tres días; días que corresponden al paso entre la “luna nueva” y el “primer cuarto creciente – . Otro ejemplo de asimilación de acontecimientos naturales en relación a la regeneración están asociados con reptiles y animales que “mudan la piel”, de tal manera que su inmortalidad, fruto de ese proceso,  sólo puede ser interrumpida con su muerte  a manos del ser humano. Es también de anotar que éstas mitologías representan a culturas, hasta hace muy poco en un estadio cercano al neolítico, donde suelen hablarnos de “un disfrute pasado” o de una “oportunidad perdida” que imposibilitó a la Humanidad de tal don, siendo atribuido tal perjuicio a muy diferentes circunstancias, pero existiendo tres generales denominadores comunes a la hora de referenciar la “Inmortalidad” : La Luna, la muda de piel  a semejanza de un reptil, o  bien una combinación de ambas. Por otro lado, y como ya ha sido comentado aquí, existe la hipótesis paleolítica de un culto a la diosa-madre que daría cabida entre sus creencias a un ideario de “regeneración” como una  “vuelta a las entrañas de la  Gran Madre” y cuya evolución posterior, incluye también entre su simbología re-encarnatoria  la representación de reptiles y los ciclos lunares. Sigue leyendo