Santo Oficio y otras justicias contra animales.

Si bien en la historia antigua y actual existen numerosos casos judiciales de sentencias condenatorias hacia bestias, ya fueran terrestres, aéreas o cuyo “habitat” fuere el agua, casos como los fueron acontecidos en febrero de 1935 donde fue ajusticiado en Atenas un papagayo, perteneciente al propietario de unos de los restaurantes mas importantes de la ciudad, por la costumbre que tenía de gritar: “Viva Venizelos” …, una vez triunfante la revolución que derribo al político heleno o en la URSS  donde  la GPU, policía política,  fusiló a un loro que cantaba canciones capitalistas y zaristas – en éste caso sus supuestos “maestros de canto” corrieron la misma suerte -. como también es conocida la historia.. de aquel alemán que, después de la derrota de los ejércitos hitlerianos, y en los comienzos de la ocupación aliada, hizo poner el siguiente anunció en los periódicos: “El doctor Otto Kraus hace saber que no responde de la ideas políticas de su papagayo..”

“El suplicio de una puerca” . Grabado sobre fresco original del siglo XIV. Lhermitte. British Library

Antiguamente los juzgados no se contentaban solamente con hacer comparecer ante ellos a los delincuentes de dos pies, sino que encerraban en el proceso judicial a las bestias de cuatro patas. El animal, autor de un delito, ya fuese buey, asno o caballo, era detenido, encarcelado y juzgado con todas las formalidades, y si a ello hubiera lugar era públicamente ejecutado en castigo a sus fechorías. Los mismo sucedía si los animales eran asna, vaca o cerda, puesto que el “bello sexo”  no estaba exceptuado.

El procedimiento era distinto para cada especie de animal sometido a diligencias: Si se trataba de un cuadrúpedo, se le emplazaba “personalmente” – si se me permite la palabra – y se le trasladaba ante el tribunal de lo criminal ordinario. Si eran insectos, hormigas, langostas o ranas, se procedía diferentemente, pues su número y su exigüidad los hacía innotificables en su delito, y por supuesto su encarcelamiento. En efecto, ¿Que podían los medios ordinarios contra las invasiones de miriadas de animalillos..? Era forzoso recurrir a un poder superior y conjurar a la divinidad: El Tribunal eclesiástico… era el llamado a fallar y hacer lo necesario para exterminarlos. Para ello se excomulgaba a la plaga, pero eso sí, se daba a los animales la oportunidad de defenderse.

El procedimiento judicial era tal que las poblaciones que tenían que quejarse de los daños causados por los insectos nombraban a un agente para que los representase ante el tribunal. Seguidamente dirigían a los jueces eclesiásticos un escrito que contenía la designación de los lugares invadidos y especialmente la naturaleza de los daños causados, describiendo con precisión la forma y el color de los animales culpables. Esta descripción era absolutamente necesaria para que nadie pudiera sufrir error. El juez ordenaba entonces la comparecencia de los animales devastadores y enviaba a los sitios ocupados por los insectos a un alguacil que los ordenaba comparecer en el día y hora señalados ante el magistrado con el fín de oír la condena de desalojar, en breve plazo , los parajes usurpados bajo las penas que en derecho concurrían. Como era de esperar, los depredadores de cosechas hacían “oídos sordos” a estos requerimientos y llegado el día del juicio se esperaba en vano su entrada en la sala de la audiencia. Como todo esto sucedía dentro de las normas establecidas, se renovaba hasta tres veces el señalamiento, – conformándose en esto a la práctica de los tribunales que no declaran la rebeldía sino después de tres citaciones regulares – y como los demandados seguían sin presentarse , desde aquel momento se nombraba a un médico, un defensor de oficio, quién juraba cumplir sus funciones “con celo y propiedad”, adjuntándole ordinariamente un abogado, por lo que era por esto que esta clase de asuntos se ponían en juego todos los resortes de la controversia y discusión del Derecho: Sobreseimientos, excepciones dilatorias, prórrogas, vicios de nulidad. Todo se invocaba, conforme a las leyes de procedimiento judicial.

“El día 10 de enero de 1457 se administraba justicia en los días celebrados en Savigny “bajo la presidencia del escudero Nicolás Quareillan”, juez de lugar. La querellante era la “noble señorita Catalina de Bernault, señora de Savigny”. El procurador de la señorita era Huguenin Martín, demandante, el cual declaró que el martes antes de Navidad.. una cerda y sus seis lechones, al presente presos, fueron cogidos en flagrante delito de asesinato y homicidio en la persona de Juan Martín.”

Nos, juez, hemos dado sentencia definitiva de este modo:

“Decímos y pronunciamos que la cerda de Juan Bailly, por razón de asesinato y homicidio por ella cometido y perpetrado en la persona de Juan Martín sea confiscada para ser castigada y condenada al último suplicio: Ser colgada por las patas traseras de un árbol..Respecto a los lechones de la dicha cerda, por cuanto no está probado que comieran del dicho Juan Martín, nos contentamos con devolverlos a Juan Bailly, mediante caución de devolverlos si a resultas, comieron del dicho Juan Martín…”

“Y la dicha cerda, conducida en un carreta, ha sido ahorcada por las patas traseras en cumplimiento de dicha sentencia por Esteban Poinceon, ejecutor de la justicia..”

Grabado suizo ” La excomunión de la cochinillas”. Siglo XIX. Colección Jan Bodeson

Durante el periodo que transcurre durante la Alta Edad Media, la fe que la población sobre los dignatarios eclesiásticos en la exterminación de invasiones de insectos era muy profunda, siendo estos juicios eclesiásticos harto comunes en el siglo XIII, extendiéndose, en su asiduidad, a los doscientos años siguientes.

En 1338, una especie de escarabajos causó una gran devastación en los campos cerca de la localidad de Kartel en el Tirol alemán. Los escarabajos fueron juzgados, declarados culpables y sentenciados a su solemne anatemización en nombre de la Santa Trinidad.  Incomprensiblemente, estos coleópteros siguieron realizando numerosas “tropelias” durante varios años, llegándose a la conclusión que su anatema era infructuoso debido a la “vida pecaminosa” de los residentes del lugar y que la plaga no decaería hasta que tales gentes no se arrepintieran de sus pecados.

En 1470 se realizó otro famoso juicio contra animales en el obispado de Lausana en Suiza. Esta vez, fueron determinados insectos parásitos de plantas, las cochinillas, las que fueron sometidas a juicio sumarísimo. Durante el proceso, el abogado de la acusación argumentó que los citados animales, tratándoles de seres despreciables, no fueron convocados al Arca de Noé, sino que “desafiaron” a Dios revoloteando sobre la cubierta de la embarcación. También adujo que tales seres eran fruto de la “imperfección” y la denigración animal, pues provenían de la putrefacción y nacían por “generación espontánea”. El defensor de tales criaturas no pudo evitar que sus clientes fueran excomulgados por el titular del obispado, Monseñor Benedicto de Montferrand que comenzó su anatema profiriendo: ” Vos, las acusadas, asquerosidad infernal, vos, cochinillas, que ni siquiera seréis mencionadas entre los animales…”

En un juicio en Alemania, acontecido en 1499, contra un oso, el abogado recusó al tribunal aduciendo que a su cliente sólo le podía dictar sentencia un juzgado de iguales suyos, cosa que el presidente del tribunal convocante denegó. Desgraciadamente tal recurso tampoco fue considerado en un juicio contra ratones de campo que tuvo lugar, nuevamente, en el Tirol en 1519 y durante el cual los roedores fueron condenados al destierro eterno, solamente fue considerada la propuesta de la defensa que en el caso de la hembras preñadas y de sus crías, dispusieran de dos semanas mas para su “evacuación” que el resto .

Uno de los juicios mas mencionados fue aquel que se produjo en 1587 en el distrito vinatero de Saint Julien en Francia. La causa fue que tales cultivos fueron asolados por un “gorgojo veduzco”, denominado en francés “charançon”. El trece de abril de 1587, los insectos fueron emplazados ante el tribunal del príncipe-obispo de Mauricenne por los síndicos y procuradores. Un abogado, Antoine Filliol, fue escogido como defensor, siendo el fiscal Petremand Bertrand. Éste último jurista indicó que Dios creó a los animales con anterioridad al hombre para que sirvieran a éste como subordinados fieles sin queja, por lo que los seres que desobedecieran el mandato divino, caso de tales glotones criminales, bien fuera por propia decisión o por inducción del Diablo, debían ser castigados severamente. El defensor de los gorgojos refutó estos argumentos con preclara alegación. Negó que los insectos en cuestión tuvieran vinculación alguna que el “Espiritu Maligno”, sino que fueron enviados por Dios para castigar los pecados de la población de St. Julien, por lo que castigarlos contravendrían los designios de Dios y su condena, incrementarían la ira del Altísimo. Ante tales argumentos, y conmovido el acusador, el juicio se aplazó varias veces, dictándose, a propuesta de la acusación, que los gorgojos abandonasen los viñedos, pero que se les asignaría una parcela de tierra de uso exclusivo donde no serían molestados por los seres humanos.

El resultado final de este curioso caso judicial se desconoce, aunque aún se conservan veintinueve folios en relación a una causa que se extendió durante ocho largos meses. Si bien cabría preguntarse si los insectos no estuvieron muy de acuerdo con el veredicto, ya que parientes suyos no dudaron en comerse la parte que relataba la sentencia.

Referencias:

“Historia de las historias” Carlos Fisas (1996)

“La Sirena de Fiji y otros ensayos sobre Historia Natural y no Natural” Jan Bondeson (2000)

http://www.paseandohistoria.blogspot.com

Imágenes:

http://www.dontpaniconline.de

http://www.paseandohistoria.blogspot.com

La Inquisición en Europa. Orígenes

A finales de siglo XII, la iglesia desarrolla este procedimiento inquisitorial con el decreto del papa Luciano III: “Ad Aboleman” (1184 d.c.) como consecuencia de la rápida difusión de herejías en Europa Occidental como el maniqueísmo, el valdeísmo y más tarde el catarismo, obligando a la Iglesia cristiana a crear un estratégia defensiva. En 1184 se empieza a aplicar la pena de fuego para los herejes; y a continuación en 1199 se añaden otras penas como la confiscación de bienes y la autorización del empleo de la tortura en procesos contra la ortodóxia romana , para incorporar posteriormente determinadas disposiciones sobre el secreto en las actuaciones, como la ocultación de testigos y la eficacia procesal.

Por el año 1230, el procedimiento inquisitorial se transforma en una nueva institución que se crea en Francia para reprimir el catarismo o herejía albigense, institución controlada inicialmente por el papa Gregorio IX. El primer inquisidor conocido es Roberto de Brougre, francés y dominico que había sido antiguo cátaro. Concretamente donde más éxito tendría la Inquisición sería en en Sur de Francia, aunque no con pocas resistencias, como lo demuestra el asesinato en 1242 del dominico Guillermo Arnaud, inquisidor de Toulouse. El apogeo de la inquisición medieval tuvo lugar durante la segunda mitad del siglo XIII y las últimas ejecuciones fueron llevadas a cabo entre 1319 y 1321. Es de interés destacar la actuación a comienzos del siglo XIV en los montes pirenáicos y en concreto, en Montaillou, de Jacques Fournier, obispo de Pamiers, a quien poco mas tarde conoceremos presidiendo la curia papal con el nombre de Benedicto XII.

La penetración de la herejía cátara en Italia supuso también la introducción inquisitorial en Lombardía – aquí el inquisidor Pedro de Verena fué asesinado y canonizado con el nombre de San Pedro Mártir – y en Viterbo, donde en 1273 llegaron a ejecutarse más de 200 herejes en un día. – En el peor periodo de la inquisición en los reinos peninsulares ibéricos (1480-1530), en Valencia fueron procesadas 2.354 personas y condenadas a muerte el 40% – Es reseñable resaltar que el siglo XIV hay tribunales inquisitoriales repartidos por toda Europa: Bohemia, Polonia, Portugal, Bosnia, Alemania y los antes mencionados, siendo los reinos latinos de Oriente, Britania, Castilla y Escandinavia los únicos que carecían de ella.

Progresivamente se multiplica la burocracia inquisitorial y se editan manuales procesales del Santo Oficio como el de Raimundo de Peñafort (siglo XIII), Bernardo Gui/Guidoni (siglo XIV) y Nicolau Eymerich (siglo XV). Las categorías delictivas también fueron ampliándose, así, de las herejías medievales se pasó a juzgar otros delitos: Blasfemia, bigámia y brujeria, – A partir de 1438 se descubren “sabbats” en los Alpes – con lo que la caza de brujas se desata incrementándo la actividad de la Inquisición.

En la corona de Aragón, el tribunal inqusitorial venía funcionando desde sus mismo inicios como consecuencia de la difusión de la herejía cátara. El concilio de Tarragona y el edicto real de Jaime I (1233) dado a petición del papa Gegorio IX, sentaban las bases de la Inquisición en la Corona de Aragón. En el artículo VIII de dicho edicto, el rey mandaba al obispo que nombrara un sacerdote mientras el se reservaba el nombramiento de dos láicos que acompañarían a aquél en las pesquisas. En 1242, el nuevo concilio de Tarragona, reunido por el arzobispo Pedro Albalat y en el que tuvo una destacable participación San Raimundo de Peñafort (patrón de los abogados..), establecía la organización de la Inquisición bajo la jurisdicción de los obispos, y el dominio casi exclusivo de los dominicos.

Con la edad moderna, la llegada de la monarquía de los Reyes Católicos y la unión de la Corona de Castilla y Aragón, se produce un cambio radical: Conscientes, Isabel y Fernando, de los problemas socio-religiosos y ávidos de la legitimación eclesiástica que el poder absoluto necesitaba – El nuevo reino era un conglomerado de fueros, prebendas, creencias y poderes fácticos – instaron al Papa para que dotara de una nueva Inquisición a la Corona de Castilla. El 1 de noviembre de 1478, el papa Sixto IV en su bula “Exigit sinceras devotionis affectus” concedía a los Reyes Católicos el poder de nombrar dos o tres obispos ó sacerdotes seculares o regulares (de más de 40 años, de vida recomendable y con títulos académicos) para desempeñar el oficio de inquisidores en las ciudades ó diócesis de sus reinos.

Hasta octubre de 1483 se libra una auténtica batalla entre la monarquía y el papado debido a la concepción eclesiástica que el papa quería para la nueva inquisición de la Corona de Castilla y Aragón en contraposición a la idea de los monarcas de utilizar la institución inquisitorial como instrumento de asentamiento de su propio poder. – La inquisición era el único órgano de la administración estatal que permitía al rey salvar la barreras jurisdiccionales de los fueros de la antigua Corona de Aragón – aunque, para ser estrictos, nunca dejó de ser, en definitiva, un tribunal eclesiástico. Así en Francia, una monarquía absolutista, esta nueva Inquisición no tuvo razón – Los procesos heréticos eran incoados por los Parlamentos -, Portugal no la tuvo hasta 1547 e Italia, a finales de siglo XVI.

Por su parte, el papado, creo su propia Inquisición en Roma en el año 1542. Esta Inquisición, la española desapareció oficialmente el 15 de julio de 1834 (De facto en 1798), es la única que ha sobrevivido hasta la actualidad, aunque con un cambio de nombre: “La congregación para la doctrina de la fé” y que tiene entre sus últimos máximos dirigentes al actual papa, Benedicto XVI.

Referencias: R. García Carcel “Orígenes de la Inquisición española” (1978) y otros.

La leyenda negra española

” Por leyenda negra entendemos el ambiente creado por los fantásticos relatos que acerca de nuestra patria han visto la luz pública en todos los países (…) la negación o por lo menos la ignorancia sistemática de cuanto es favorable y hermoso en las diversas manifestaciones de la cultura y el arte (español), las acusaciones que en todo tiempo se han lanzado contra España, fundándose para ello en hechos exagerados, mal interpretados ó falsos en sus totalidad..” (Julián Juderías. La leyenda negra y la verdad histórica)

Nuestra “leyenda negra” tiene dos claras vertientes: Por una lado la visión negativa de España acerca de su labor en América, presentada por Bartolomé de la Casas, y su régimen colonial, y por el otro, la valoración de España por parte de los europeos, así como el papel que los españoles tuvieron en la historia en Europa.

Según Ricardo García Carcel y Lourdes Mateo Bretos, los orígenes de la leyenda negra se remotan al siglo XIII cuando los mercaderes catalanes suponían una dura competencia comercial para las ciudades estado de Génova y Venecia, situación acentuada con la ocupación por parte de la Corona de Aragón de los territorios de Nápoles y Sicilia , protorreino de los que se denominaría posteriormente “De la Dos Sicilias.  Esta a sintonía se incrementó con el saqueo de Roma, 1527 d.c.,  por parte de las tropas del Emperador Carlos V y cuyas atrocidades se debieron a los lansquenetes germanos y no a las tropas de origen hispano.

Con la llegada al poder del heredero de las Coronas de Castilla, Aragón, Sacro Imperio Germánico, Carlos I de España y V de Alemania, el emperador aunque tenía en posesión de un inmenso legado, sus territorios mantenían unas características individuales muy definidas: Conservaban sus propias leyes, sus instituciones, su moneda, su privilegios y aunque intentó políticas de unificación a través de la “Humanitas Christiana” frente a la creencia musulmana, fue contestado por la reforma protestante de Lutero y Calvino, impulsada por los príncipes alemanes, en un intento de desmarcarse del ideario carolino. Si a esto unimos un resurgimiento nacionalista impulsado por el renacimiento, la imposibilidad de cualquier atisbo unificador de tan dispares ámbitos se nos hace evidente. No es extraño que España, defensora de esta unidad europea, “propia” eso sí, se convirtiera en blanco de innumerables críticas. Críticas basadas en obras tales como:

“Exposición de algunas mañas de la Santa Inquisición Española”, 1567, Reinaldo González Montano.

“Acts and Monuments”, (El libro de los Mártires), 1554, John Foxe.

“Apología” , 1580, Gullermo de Orange.

“Relaciones”, 1594, Antonio Pérez.

En el caso de Felipe II, “El demonio del mediodía” , las causas políticas están íntimamente ligadas con las acusaciones a la monarquía española. Este al igual que su padre, Carlos I, mantuvo los idearios imperiales y de ortodoxia católica en Europa y que llevó al rey al enfrentamiento abierto en cuatro frentes: Inglaterra, Países Bajos, Francia e Italia.

En el caso de Inglaterra, conflictos religiosos, Inglaterra asumió el protestantismo, económicos y políticos están todos vinculados a los intentos ingleses de hacerse con parte de las ganancias del descubrimiento de América. Así aparecen panfletos como “Vox Coeli” donde aparte de sostener la superioridad racial del Norte con respecto al Sur, se dedica a relatar los crímenes de España y que según se sostenía habían empezado, nada menos, que en el reinado de Pedro I “El Cruel”.

Respecto a Francia, los múltiples históricos encontronazos se avivaron ante un país, el francés, dividido por las guerras de religión, así Enrique III acusó a Felipe II de ser el responsable de todos esos disturbios y por lo que aparecen libelos escritos como “El Antiespañol” . Posteriormente y a lo largo del siglo XVII, la visión de España seguirá siendo negativa con fases de agudo enfrentamiento, 1635-1659, la intención por parte de Luis XIV de integrar a España en el marco de sus intereses, llegando hasta un punto que cuando el ·”Rey Sol” presentó a su nieto Felipe V al trono de España, muchos fueron los franceses que se horrorizaron de relacionarse con españoles.

En los Países Bajos la lucha por la independencia de España generó multitud de enfrentamientos y conflictos que llegaron a su punto culminante con la política del duque de Alba, 1567-1571, y el saqueo de Amberes, 1.576,  con relatos de episodios espeluznantes fuera de una realidad inequívocamente represiva. Esta visión escalofriante fue debidamente apoyada por Inglaterra en su feroz lucha en relación a desbancar a España del dominio en Europa. así aparecen relatos como los de George Gascoigne o“Consideraciones políticas para emprender la guerra contra España”, 1624, de Francis Beacon.

En Italia, surgen opiniones negativas mas en relación a la cultura española , y se centra su crítica en el desprecio del latín en la universidades españolas. Esta situación se acentúo con el aislamiento cultural de nuestro país y del que fue responsable Felipe II con su medida, en el año 1559, de impedir a los súbditos españoles salir de nuestras fronteras para realizar sus estudios.

En los siglos siguientes hasta llegar al XVIII se hacen patentes tres frentes contra lo hispano: Los tópicos, la obsesión por la utilidad de España en la historia de Europa y como no, “La Inquisición”. La críticas, hacia un imperio ya derrotado física y moralmente, son de índole psicológicas o caracteriológicas donde la población española es duramente juzgada desde la revolución francesa: Montesquieu en sus “Cartas Persas” de 1722, Voltaire, e incluso Casanova hacen verdadera leña del árbol caído y  vuelven a preguntarse sobre la “utilidad” de España, como es el caso de Nicolás Masson de Morvilliers en su “Enciclopedia Metódica” o en el caso del libro “Psycantrope”, de la misma época, de autor anónimo y que traza un mapa de la intelectualidad europea, excluyendo al país ibérico.

Todos estos acontecimientos y reseñas han ido entretejiendo a través de los tiempos, incluso por parte de los mismos españoles, un sentimiento de menosprecio hacia todo lo hispano y que ha tenido mucho que ver con puntos cruciales en el devenir de los acontecimientos nacionales y a cierto acomplejamiento social que invita al “extremismo modista” o al vanguardismo en busca de una aceptación que nos aleja muchas veces de nuestra idiosincrasia, que no es buena ni es mala, si no todo lo contrario, de lo genuinamente nuestro.

Referencias:

“La leyenda negra”, Ricardo García Carcel y Lourdes Mateo.

 

Concepto de estructura

Existe una peligrosa tendencia por parte de los neocom y liberales de desvirtuar la perentoria necesidad de cambiar las estructuras económicas españolas con atacar los derechos de los trabajadores. Cuando en una economía como la española que desde siempre ha basado su crecimiento en el bajo coste de la mano de obra, y que en los últimos diez años de mano del gobiernos conservadores ó “socialdemocrátas” han acentuado este hecho apoyándose en sectores como la construcción y los servicios, es de un cinísmo y una hipocresía despreciable.

Si a esto unimos el desbocado aumento de una inmigración de igual manera y en su inmensa mayoría de baja cualificación que ha sido destinada a abaratar estos mismos costes y que son victimas – víctimas, porque todo el que tiene que dejar su casa y su tierra para conseguir un vida digna es víctima de la circunstancias -, de una nueva versión peninsular del “El Dorado” e incentivada y permitida por estos mismos gobiernos con el fín de sabotear un incremento salarial de los trabajadores autóctonos ante la demanda que se entreveía como consecuencia de las intenciones de crear un bollante sector inmobiliario con fines claramente especulativos y que en ningún momento ha sido consecuente con la dimensión del mercado de vivienda residencial y de ocio español.

El crecimiento del sector inmobiliario y de la construcción, así como de los servicios inherentes al anterior, han producido un incremento económico débil y ficticio destinado a absorber los capitales que en época de bonanza en Europa buscaban un alto redimiento. Este aportaciones de capitales han propiciando datos macro económicos que, aunque engañosos, han justificado el bien hacer en materia económica de gobiernos del partido popular y que por el lado socialista tampoco ha sido puestos en tela de juicio porque muchos han sido los beneficiados – Bancos, Ayuntamientos, Comunidades Autónomas y otros grandes propietarios de suelo, etc -. y que si se es justo, yo no desdoro como punto de partida para una política de transformación de la estructura económica a largo plazo pero lo que si es cierto es que la realidad ha sido muy distinta y lo que se ha hecho ha sido devorar todos estos recursos en proyectos poco productivos ó en el peor de los casos, se han visto sumergidos “en el lado oscuro” de lo que se viene a denominar como “La cultura del ladrillo” (Cultura que como hecho colateral ha esquilmado a los españoles en busca de su primera vivienda y ha fomentado el endeudamiento, así como el consumismo salvaje)

Con todo esto, sucede lo que sucede en todo ciclo económico de economía capitalista y llegamos a los periodos recesionistas. Periodo de recesión, ¡Que mala suerte..!, que es uno de los dos periodos de mas intensa corrección en los mercados financieros desde los tiempos del Crack de Wall Street del 29 y que ha cogido a todos con la guardia baja sobrepasando las mas funestas previsiones. Si ha esto añadimos que nos ha tocado un gobierno “para gastar” que no para gestionar los embates de tan rigurosa circunstancia y que nos aboca a un fantasmagórico futuro. Pero la alternativa no es mejor…

¿Que nos proponen los conservadores?

Visto que no hay dinero para acometer las reformas en las estructuras del entramado económico español mediante la creación de empresa de alto poder añadido – Técnologías, industria pesada autóctona exportable, etc- y salir de nuestra dependencia decimonónica, que mejor que volver a los métodos sempiternos: Flexibilización del mercado laboral, contención en el gasto social, incentivación del mediocre empresario español mediante políticas fiscales y subvenciones, expendientes de regulación de empleo, despido libre, etc. En definitiva lo que en terminos sociológicos podríamos definir como “Optimización de las estructuras y recursos económicos” ¿ Y que recursos tiene la economía española? El sufrido, y ya desmotivado, obrero español.

Museo Arqueológico Nacional

No consigo explicarme como en un país crisol de culturas y paso de ancianas civilizaciones, no tengamos un muestra representativa y digna de tan importante poso. Este fín de semana volví, junto con mis sobrinos, a darme una vuelta por el Museo Arqueológico Nacional de Madrid.

Aparte que me resulta indignante que la Spanish Society norteamericana y de la que se ha podido ver una muestra de sus fondos en España, tenga mejores piezas de nuestra cultura que nosotros mismos y que no deja de ser un exponente del expolio que nuestro patrimonio tiene y ha tenido en manos de desaprensivos, así como la dejadez por parte de las instituciones sobre un tema que es hiriente en cuanto a su volumen y la calidad de las piezas saqueadas, resulta sorprendente que aun así nos felicitemos de tener en la antigua exposición 15.000 piezas sobre unos fondos estimados en dos millones, únicamente y que encima son contituyentes de una exposición global que no nacional y que es el número mínimo que podría exigirse, incluso, a este nivel.

No existen muestras de más del 90% de los pueblos prerromanos hispanos: Vascones, galaicos, cántabros, astures, vettones, vacceos, iaietanos y un largo etcetera; No existen muestras, dignas, de culturas mediterráneas asentadas en la peninsula: Tartésicos, griegos, cartagineses, romanos, etc, ni germanas: Godos, ostrogodos, visigodos, alanos, suevos, etc.; Sin olvidar a árabes y judíos, Es increíble que una tierra poblada desde hace mas 900.000 años, no tenga un relato acorde, en la capital de España, con su rica herencia. Herencia que dicta, al fín y al cabo, de donde venimos y porque somos tan diferentes y espectaculares en nuestra diversidad.

Bien es cierto, que se está afrontando una remodelación de museo, cuyas obras han de durar entre cuatro y cinco años, y que desconozco la final futura planificación, así como los proyectos de adquisiciones y excavaciones, ó exposiciones temporales, que se hagan, de otros museos nacionales ó internacionales, pero lo que me resultó mas memorable, fué la cara de felicidad de uno de los componentes del museo al descubrirme una de la futuras estancias de la institución: La cafetería, y que debo decir que teniendo en cuenta la zona de ubicación del edificio, la calle Serrano, entiendo y que es una muestra más de nuestra idiosincracía para lo práctico, fruto de esa misma cultura y de obligada y necesaria reseña, también, en tan estimable lugar porque ha levantado y ha hecho caer imperios.

Wrote: One year ago…

El “Homo Boqueronus”, – llamado así, porque iba siempre con la boca abierta para llegar a fin de mes- salió a la luz después de las excavaciones hechas en los estratos 1990 a 2012 aprox. en el Pozo de los Sueños de  Sierra (Morena..) en Andapuercos. Si realizamos una comparación con el registro de fósiles que se conoce hasta el momento, llegamos a la conclusión que se trata de una variante del “Agro Homo” que llegó a poblar el centro, sur y noreste de la Península Ibérica y que se ha datado radiológicamente sobre los 60 y 70 de esta era.

A la hora de saber el desarrollo de esta sub-especie del género homo debemos de tener en cuenta los bruscos cambio medioambientales que se produjeron durante ese periodo que quedan documentados en los estudios realizados por la banca y aseguradoras que denominan “Periodo Inmobiliario  del Pleistoceno Superior” y su posterior falta de adaptación al nicho ecológico: “De la burbuja económica” o “Del último paga”.

El registro fósil de está especie es amplio , disponiéndose de varios cráneos y mandíbulas, así como el esqueleto casi completo de un espécimen de unos 30 a 40 años que forma parte de un enterramiento extraordinariamente bien conservado, del que trataremos mas tarde, y que es el “tipo” de la especie . Así pues y tras comprobar los restos, podemos observar que conserva parte de “toro supraorbital” correspondiente al Agro Homo – el término científico es “cejejuntez” –, pero con rasgos mas modernizados que le dan un aspecto casi humano. Analizando la dentición, vemos que su alimentación se basaba en el pollo, transgénicos, algunos restos de matanza de pueblo y “fastfood”. Por lo que respecta a las capacidades craneales, éstas oscilarían entre los 1.000 y 1.400 c.c., aunque se ha detectado en algunos individuos, ya en los periodos degenerativos de la especie.., un aumento del espesor de la pared craneal o lo que se conoce como el “Síndrome de Hommer Simpson”.

Con respecto al enterramiento recientemente encontrado, el excepcional nivel de conservación del individuo SWF357 nos permite apreciar una “industria lítica” con la que se los “enterraba”: Hipotecas, prestamos, paro..; así como algunos efectos personales: Una entrada de fútbol, tres décimos de lotería o apuestas del Estado, unos “cuernos”.., un botellín de cerveza , así como chapas electorales del Psoe y PP. Este enterramiento ha constituido uno de los mayores acontecimientos científicos de los último tiempos, ya que los restos del homo boqueronus que se conocían hasta el momento,  formaban parte de episodios de canibalismo por parte del  homo filibusterus y otras alimañas , encontrándose en un mal estado de conservación.

P.s.: Esta reposición conmemora la anualidad en la creación de este blog, quiero dar las gracias a todas las personas que se han acercado, a esta mi casa, y han compartido mis reflexiones, equivocaciones y pensamientos. Gracias de nuevo.

Vettones

Representación en modillón de una divinidad trifacial celto vettona, tal vez Lug.  Montemayor del Río, Salamanca.

La referencia mas antigua que se posee de los vettones y sobre los poblamientos prerromanos es la Ora marítima escrita en el siglo IV d.C por Festo Avieno, aunque basada en los “periplos” o viajes massaliotas del siglo VI a.C , griegos  provenientes de Massalia , la actual Marsella, y tal vez escritos por Euthymenes, si bien es de reseñar que ahora se les supone una fuente fenicia. Esta recopilación de relatos,  situaban a los “Celtas” como vecinos de los” Ligures”, localizando geográficamente a un parte de este pueblo, al que denomina “Saefes”, en el oeste peninsular entre los valles del Tajo y del Duero; Aunque por tratarse de relatos de localización geográfica de poblaciones, no nos permite deducir ninguna identidad social, política o cultural específica.

Los testimonios, en cuanto a la identidad etnográfica, provienen de los autores que acompañaron a los ejércitos púnicos y romanos en la conquista de Hispania (Estrabón, Plinio y Ptolomeo, fundamentalmente…) y de los que se deduce que los vettones ocupaban, a final de la Edad del Hierro, un núcleo fundamental que debió situarse entre las cuencas del Tormes, Duero y Tajo, en un territorio equivalente a 32.000 km cuadrados. Región que se extiende por el SO de Zamora , la casi totalidad de las actuales provincias de Salamanca y Ávila (salvo su extremo norte), el occidente de Toledo y la mitad norte de Cáceres, prolongándose su acervo cultural hasta las proximidades del Guadiana. Comarca que en su orografía presenta una abundante superficie de sierras quebradas, con picos por encima de los 2.400 metros y en las que se intercalan amplias zonas de valles. Esto supone para la región vettona tener un clima basado en una elevada altitud media y en una compleja orografía, siendo consecuencia de ello que el paisaje se inserte en un clima mediterráneo fuertemente continentalizado, con elevadas amplitudes términas resultantes de largos y fríos inviernos de entre 3 y 4 grados de media, así como de veranos breves y cálidos, con valores entre los 20 y 22 grados.

La organización social se definía mediante grupos familiares ó clanes que regían sus relaciones mediante el hospidum ó pacto de hospitalidad, mediante el cual un grupo ó indivíduo aislado era aceptado por otra comunidad o grupo familiar en pie de igualdad. Estos pactos garantizaban la movilidad y la convivencia entre los grupos de una comarca, regidos por la teseras ó tablas de la hospitalidad.

Por los escritos clásicos, conocemos también la existencia de jefaturas de carácter militar temporales y electas entre vettones y lusitanos, que podían derivar en el “devotio”. El devotio es vinculación de carácter religioso e ideológico a través de la cual, un guerrero se consagra de por vida a su jefe, como así evidencian los casos de Sertorio y Viriato, y  cuyo ritual fúnebre culminaba con el suicidio mediante la realización de combates individuales entre los guerreros vinculados.

Como entre los celtas en general, los vettones celebraban sus cultos al aire libre. Estos espacios sagrados o “nemetón”, están relacionados con el culto a la divinidad y  presentaban modalidades diversas: Peñas, bosques, árboles, fuentes, cuevas.. etc y cuyas prácticas llegaron en el tiempo hasta el Bajo Imperio romano y la Edad Media. Un ejemplo de estos lugares es el conjunto de Ulaca en Ávila y que consisten en un receptáculo en el que destaca un sólido rectángulo labrado en la roca, así como otras excavaciones dependientes que están relacionadas con complejos rituales de sangre y agua. Agua que tomaba el valor de vía de comunicación con el “Más Allá” y que se utilizaba, en el caso de baños de vapor, para ritos iniciáticos. Del igual manera las aguas corrientes eran utilizadas depositar las cenizas de las cremaciones funerarias y que explica la falta de extensos cementerios en los asentamientos vettones. Dentro de la tipología de santuarios anteriormente mencionados, encontramos los dedicados al dios Valarius en Raso de Candeleda, en Peñalba de Villaestar dedicado al dios celta Lugh, a Atecina en Alcuescar o de aras dedicadas a Togoti, una divinidad vettona de carácter guerrero. Éstas ceremonias incluían holocaustos sangrientos que eran protagonizados por animales,y  en algunos casos a seres humanos, teniendo un marcado carácter adivinatorio. Disponemos, en el caso de los baños iniciáticos, de una cita de historiados griego Estrabón en referencia a estas liturgias: “De algunos pueblos que viven en las inmediaciones del Duero se dice que viven a la manera espartana, ungiéndose dos veces con grasa y bañándose de sudor, obtenido con piedras candentes, para a continuación hacerlo en agua fría y donde se toma, una vez al día,  alimentos puros y simples…” y que nos refiere a la existencia de cofradías de guerreros. Estos sacrificios y rituales iban destinados a manifestaciones divinas tales como: Bandua, Cossus, Nabia y Reua, y cuyas costumbres hicieron comparar a los vettones, a Estrabón, con los “lacedemonios griegos” y que según sus textos, y en relación a éste pueblo, el hombre debe estar guerreando o descansando. Manifestaciones que llevan implícitas unas connotaciones bélicas muy primitivas, como sucede también con los germanos y que son reminiscencias de sus pasado cultural hallstático.

La etimología del término vetton, según los clásicos, procede del indoeuropeo uikta/uikton, pudiéndo traducirse como “el pueblo de los guerreros”. Una característica de estos pueblos son las panoplias o equipos militares que son claramente de origen indoeuropeo: Dos lanzas o lanza y jabalina de hierro o bronce, espada férrica, puñal y escudo, para los guerreros de prestigio – Cúchulaín, héroe mitológico irlandés combatió, en los relatos del Taín Bó Cúanlgé, con estas mismas armas – , aunque el guerrero vetton no desestimaba las armas de hueso, caso del asta de  un animal,  que eran muy populares en sus fatrías guerreras.

Como en otras poblaciones de la Hispania céltica, los testimonios relativos a existencia una casta sacerdotal organizada, al modo de los druidas en las Galias, son escasos e imprecisos, si bien en cualquier formación social se intuye la existencia de la figura del intermediario divino,  pudiendo estas funciones estar representadas por el jefe del clan familiar. Aún así, existen referencias de un personaje llamado “hieroskopos” en los textos clásicos, que sería el responsable de realizar los sacrificios adivinatorios. Como añadido,  además se tiene constancia de un instrumental religioso utilizado en los ritos crematorios, por lo que la existencia de esta casta pudiera ser aceptada. A éstos supuestos elementos sacerdotales también serían los asignados para la práctica de la medicina al poseer el conocimiento de las hierbas y las drogas con fines terapeúticos , caso de la herba vettonica  y que nos llega descrita a través de los anales médicos romanos.

En cuanto al panteón religioso vetton, los citados Bandua, relacionado con la cohexión de los clanes – “dioses que atan”, Bhendl = banda, en el sentido de unión –; Cossus o Oenaecus que señalaría las fechas para las asambleas de los guerreros, comparable al Oenach irlandés; Nabia, vinculada al agua y al Mas Allá; Reua, relacionada con la llanura; Vaelicus o su versión lusitana Endovelicus, así como Ataecina, comparable a la Feronia romana, la diosa protectora de las aguas y manantiales; Sucellus o uailo, “El  Lobo”, divinidad infernal y funeraria cuyo emblema, la piel de lobo, sabemos vestían algunos heraldos y que son comparables en sus atributos a los Ülfenhnir o “pieles de lobo” de las culturas germánicas, servidores del “Mas Allá”. Podríamos añadir otras divinidades de carácter local como: Salmatia, Reuuenabaraecus, Trebaure o el Trebopala lusitano y por último Lugh, lug ó Lvg, el dios de las tres caras, comparable al Hermes griego o al Mercurio latino, ver foto de cabecera de blog,  de primitivos orígenes indoeuropeos.

Referencias: “Los vettones” de JR Álvarez-Sanchís (2003)

Bombero de AENA

Cuando una persona sale corriendo hacia el aeropuerto, pues ha tenido un aviso de catástrofe, muchas cosas deben de pasar por su cabeza. Tiempo de respuesta máximo de los bomberos de AENA: Alrededor de cinco minutos, dependiendo del área de las pistas donde se produzca el accidente.

Llega, ponte al frente, coordina a los compañeros, que como tú, van llegando desde sus casas, hace poco que han terminado su turno de 24 horas, pero es un aviso de emergencia. Es imprescindible, independientemente del desgraciado suceso, Barajas no puede quedarse sin una dotación en alerta, nunca se sabe, las leyes internacionales y la prudencia obligan a ello.

Recompuestas las dotaciones de alerta, vete con tu gente al sitio del siniestro, el trabajo es mucho, hay que relevar, si esto es posible, a los bomberos que se han llevado la peor y la mas peligrosa parte de trabajo: Sofocar el incendio de altísimas temperaturas que provoca el altamente inflamable queroseno de aviación y lo mas doloroso de todo: Haber visto el pulular de gente medio achicharrada y tener que tomar la terrible decisión de quién socorrer primero, porque, supones, tiene mas posibilidades de sobrevivir. Momentos extremadamente duros y siempre injustos.

Van llegando las dotaciones de protección civil, la situación está mínimamente controlada, toman ellos el mando. Los bomberos de AENA, junto a dotaciones de bomberos de los parques cercanos se dedican a terminar de apagar los focos. Siguen apareciendo víctimas, las últimas.., junto a una turbina del aparato, allá lejos, en el arroyo Viñuelas, fuera del recinto. La escena es dantesca, según un miembro de los servicios de rescate: “Los cuerpos recuerdan a los encontrados en la antigua Pompeya, víctimas de la erupción del Vesubio..” Ellos son los primeros en recogerlas.

El stress ha sido grande, muchos bomberos están aturdidos por el trabajo y por las escena, pero la recompensa es inmensa y llega de la mano del grupo de supervivientes, a la vez que triste por que no han podido ser más.

Mi mas sentido pésame a las víctimas tanto por mi parte como de la de mi hermano, jefe de dotación de bomberos de AENA. Aeropuerto de Barajas.

P.d. Un saludo entrañable a todos sus compañeros, muchas veces denostados y vilipendiados, porque no todos los días, por suerte, tienen que realizar su labor. (Por cierto, también ellos, fueron los primeros en llegar al atentado de la T4. Ninguna mención..)

Salvemos a los primates.., pero… ¿A cuales…?

Los primates se dividen en dos grandes grupos: estrepsirrinos y haplorrinos. Su diferenciación se basa en su estructura nasolabial que en el caso de los estrepsirrinos es compartida con el resto de los mamíferos, (Para hacerse una idea, tengan en mente la estructura nasal de un perro ó un gato) que es el caso de los lémures , póngidos y monos de costumbres nocturnas (loris, gálagos y potos). La diferenciación de los haplorrinos consiste en una estructura facial que es similar a Udes. y a la mía al no tener el “hocico” desnudo y el labio superior es contínuo y movil. La fusión del labio superior permite una mayor expresividad facial, que es bien conocida característica de los primates haplorrinos.

Los haplorrinos se dividen en tres grupos: Los tarsenos, los catirrinos y los platirrinos. Los primeros corresponden a un tipo de primates nocturnos de procedencia asiática de ojos enormes, cola larguísima y extremidades posteriores alargadas, adaptadas para el salto en hábitat selváticos (caso del Aye-aye). Los platirrinos forman parte de un grupo de primates americanos que junto con los catirrinos suelen agruparse dentro de una denominación informal y que conocemos como simios ó antropoideos. Se trata de monos de comportamientos diurnos excepto una subespecie de mono sudamericano.

Junto con las características antes nombradas, los simios, también presentan una posición completamente frontal de los ojos que les permite una visión estereoscópica ó de tres dimensiones para lo que es preciso que los campos de visión se solapen. A diferencia de los catarrinos, los platirrinos conservan el mismo número de piezas dentales, excepto en el caso de titis y tamarinos que han deshechado el último molar. Por el contrario, los catarrinos, como en el caso del homo, pierden un premolar y en algunos casos un tercer molar (muela del juicio).

Dentro de los catarrinos, existe el subgrupo de los cercopitecos (macacos, papiones, mandriles, colobos, etc.) y el que nos incluye a nosotros: Los homonoideos, simios antropomorfos, ó antropoides, divididos según el parentesco relativo con el homo sapiens, en chimpancés (nuestros parientes mas próximos), el glorila, el oranguntán y las diferentes versiones de gibones (El número de especies de gibones varia entre nueve y cinco, según autores).

Existen dos tipos de chimpancés: el chimpancé común y el bonobo (el más “humano” de todos) ó chimpancé pigmeo. Se ha discutido mucho si los chimpancés están más próximos a los humanos o a los gorilas, aunque estudios genéticos parecen inclinarse por la primera alternativa, también y paralelamente a esta suposición, se maneja la posibilidad de una escisión muy cercana, en el tiempo, de las tres líneas evolutivas.

Desde aquí me gustaría felicitar la iniciativa en el parlamento español de la adhesión a las directrices del proyecto “Gran simio”, propiciada por ICV, en una proposición no de ley, mas que otra cosa, dejándo a parte las miserias del marketing político, porque significa la conservación de prácticamente la totalidad de los ecosistemas de la Tierra y que espero cumplan.

Por otro lado, quisiera que esta iniciativa no tuviera nada que ver con la supuesta “inteligencia” de los simios, ya que existen diversas especies animales con un nivel de encefalización mayor que buena parte de ellos y que por tanto merecerían igual trato, lo que aumentaría en número de los ecosistemas a proteger, como es el caso de los cetáceos (defines, orcas, ballenas ó chalotes) ó cefalópodos (pulpos)

Por cierto… : Que han ganado un simple campeonato de futbol…, ¿Os/nos salvamos, también?

Quiero disculparme con JL Arsuaga e I Martínez por haber “machacado” su libro “La especie elegida”

Spaniard risk

La valoración exhaustiva del riesgo constituye uno de las preocupaciones fundamentales de la práctica financiera. Voy a comentaros lo que se considera riesgo según una publicación del antiguo banco Central Hispano : “Incertidumbre por los hechos por venir, y su posible efecto adverso sobre los resultados. Posibilidad futura, real pero no cierta, que durante un periodo de tiempo se produzca un hecho que pueda dañar el bien…”. Dentro del concepto de riesgo existen varias acepciones, por ejemplo el “country risk” que una de sus definiciones podría ser: “Se entiende por el riesgo de un país el que deriva de las condiciones de estabilidad política, financiera y de desarrollo económico e institucional de un Estado, así como de sus características socioculturales”. En la Unión Europea estas cinco condiciones, teóricamente, dos (política y financiera) son intrínsecas al hecho de formar parte de la Unión Europea y el resto son el reflejo cualitativo propio de cada uno de los países integrantes. ¿Pero como en este “mix” de condiciones internas/externas se puede hacer una valoración de la situación, por ejemplo, española? Un posible acercamiento a la realidad:

La prima de riesgo soberano ó sovereign risk premium, entre dos países, consiste en la demasía ó diferencial porcentual, a pagar, que existe a la hora de “colocar” en el mercado su respectivos bonos estatales, cuando la teoría del mercado único europeo dice que no existe.

Bien… Veamos cual es la situación respecto a una referencia como puede ser el bono alemán. El diferencial con el bono alemán ha pasado de 0,11 puntos básicos a un 0,43, (el bono español a diez años se paga a 4,12% , el alemán a 3,69%) Con la frialdad de las cifras, alguien podría decir que el diferencial tampoco es para rasgarse las vestiduras, (Antes de la entrada en la comunidad económica andaba por 600 puntos básicos…, ya, pero antes no era la propia economía alemana la que sustentaba tu bono..) pero lo que se debe valorar aquí es que a misma condiciones financieras, en el último año que es a lo que corresponden estas cifras, este diferencial se ha multiplicado ¡Por cuatro…! justo cuando empezaron a percibirse los primeros síntomas del declive de los sectores de la construcción e inmobiliario.

¿Que decíamos antes…? Así…, características socioculturales y desarrollo económico-institucional del Estado. Supongamos que la definición financiera de “socioculturalidad” se corresponde al momento psicológico inversor y de consumo…Pero antes un poco de historia…: La conyuntura económica del año 1990 correspondía a una situación de estancamiento que era sobrellevada por los fondo de cohexión y fondos estructurales recibidos de la UE, los cuales supusieron el comienzo de la reorganización de un sector, el de la construcción, que posteriormente sería la única locomotora del crecimiento español. Esta exclusividad, como todo lo exclusivo, produce desequilibrios que ó bien fueron alentados por los diferentes gobiernos populares ó bien se miró para otro lado, en el caso de los socialistas.

Con estos mimbres, el momento psicológico es poco menos que depresivo, terminado el ciclo y ante la imposibilidad de vender mas ladrillo-financiero en el exterior, el incremento del déficit por cuenta corriente, que es actualmente de 100.000 millones de euros, tenderá a incrementarse y comportarse como una losa para la inversión. Por otro lado el consumo interno, ya hace tiempo muy debilitado por la longevidad de la deuda en los hogares, no mejorará con la crisis.

Y por fin, el último de los factores: El desarrollo económico-institucional del Estado… … ¿…?

P.d. ¿Adivinan donde está nuestro riesgo..?