¿Era Einstein partidario de la “creación”?

Esto es así.., A. Einstein,  mantuvo sus creencias “creacionistas” del Universo aún en contra de sus propias teorías. Uno de los mayores físicos de la historia insistió siempre en un universo estático e inamovible, así como en unas estrellas inmutables y “colgadas” en la inmensidad de su propia creación: El Espacio-Tiempo.

Unos retazos de física relativista:

Para sustentar la explicación,  vamos a partir de un hecho experimental comprobado y que es la potencia explosiva de una bomba atómica: El poder destructor de una bomba atómica viene dado por la fórmula que mide la energía potencial del enlace nuclear (Ce) y que es igual a ∆mc².  Donde “∆m” es la diferencia entre la masa del núcleo y la suma de las masas de sus componente, siendo una resultante que es posible medir empíricamente.  En la ecuación, el multiplicador   “c²” es  la velocidad de la luz al cuadrado.  Velocidad de la luz, de igual manera, es medible experimentalmente,  dando como resultado ser una constante y cuya demostración fue realizada por  Michelson y Morley en 1887, si bien para esto último se hace necesario partir de la premisa que la Tierra gira sobre su eje en un movimiento de rotación y se desplace alrededor del Sol en un movimiento de traslación, como también parece evidente. 

La Teoría de la Relatividad afirma que diferentes observadores puede tener una diferente medida del Tiempo. Ésta teoría se sustenta sobre la hipótesis que cada observador del paso del tiempo puede estar sujeto a unas condiciones de entorno diferentes y que éstas dependen de su movimiento relativo con respecto al hecho observado, lo que se ha presentado como la “Paradoja de los Gemelos”. Una demostración de ésta circunstancia fue poner dos relojes muy precisos en dos aviones volando en direcciones opuestas y que dio como resultado que el reloj que se movió hacia el este,  indicaba un tiempo mas corto por el hecho de volar a favor de la rotación de la Tierra.  Basándose en estos dos hechos experimentales,  podemos dar como buena la ecuación de Einstein donde E = mc² , así como la teoría en que se basa.

Pero existía un inconveniente, la Teoría de la Relatividad, y que se sostiene sobre la anterior ecuación, no era compatible con la Ley de la Gravitación Universal de Newton, un hecho, de nuevo, comprobada empíricamente.  Esto es así, dado a que  si se modifica sustancialmente, desde lo que era su percepción inmovilista la materia de un punto determinado, habría una alteración perceptible  de los equilibrios gravitatorios en todo el Universo y que implicaría  una velocidad de la luz infinita, así como un valor absoluto para el tiempo, cosa que, como hemos demostrado, no es así. Por otro lado, existía la evidencia que la Fuerza Gravitatoria es una aceleración constante alrededor del planeta. Una  realidad que llevó a Einstein, en su proceso de adaptación de Newton a sus teorías en la Teoría de la Relatividad, a considerar que el Espacio-Tiempo estuviera deformado por la materia que contiene,  en similitud a la concavidad que crearía en un gran paño liso, una bola de masa apreciable. De esta forma, la Gravedad consistiría en la reacción que la bola ofrece sobre cualquier objeto situado en sus alrededores o dentro de la “bolsa” que crea la deformación. Esta explicación que aúna Gravedad de Newton con la  Teoría de la Relatividad Especial es lo que se denomina como la Teoría de la Relatividad General.

Convencido del acontecimiento de la “Creación”, Einstein consideraba al Espacio-Tiempo, y por tanto al Universo, como un ente inamovible en donde la materia se sustentaba sobre el Firmamento sobre fuerzas que se compensaban unas con otras. Hasta el punto que “trucó” sus propias fórmulas mediante una “Constante Universal” para que esto fuera así, dado que sus propios cálculos llevaban irremisiblemente al concepto de un universo cambiante y en movimiento lo que, y por ende, implicaría un inicio para el Tiempo y un momento donde toda la materia del Universo debería estar concentrada en un sólo punto.  –  Realidad que está soportada en la “Teoría del Big-Bang” y que está sostenida sobre la medición de la radiación  del fondo de microondas que nos llega del Espacio- Es más,  incluso renegó de sus mismas teorías porque suponían un final para las estrellas colapsadas,  hecho que ha sido demostrado posteriormente en la observación de las estrellas en decaímiento, por su propia gravedad ante su imposibilidad de compensarla con emisiones de energía y que iban en contra de sus propias convicciones metafísicas.

En referencia a la “Constante Universal”, habría que decir que, como  pasa numerosas veces.., se ha intentado “salvar” la imagen de Einstein, aduciendo que sus hipótesis sobre éste tema han sido refrendadas por la existencia y conocimiento de una “Materia Oscura” funcionando como “Constante Universal” y que según las últimas apreciaciones, podría ser, en relación, extremadamente mayor en densidad que la que “Materia Visible”, proporcionando a las conjeturas de Einstein un peso experimental. Nada mas lejos de la realidad,  la confirmación de la existencia de una “Materia Oscura” que hace de “contrapeso” en la relación final de Masa versus Energía , dentro del “conteo” de bosones y fermiones,  en el Universo, no es mas que una coincidencia afortunada, dado que en ningún momento Einstein consideró un Universo en expansión con un origen y un fin, dentro de una suma de +/- infinitos, con valor  matemático final  igual a cero.

Aunque Einstein en épocas posteriores concluyó que, en referencia a la Constante Universal, y su primer planteamiento, había cometido uno de los mayores errores de su vida, todavía disponía de una circunstancia a favor de su antigua hipótesis: La incompatibilidad de la Teoría de la Relatividad General con la Física Cuántica lo que impedía la existencia de un punto donde sus teorías no pudieran ser aplicadas. Más la resolución de esta incógnita se intuye cercana… El Bosón de Higgs, está apunto de pasar de ser una teoría matemática a un hecho observable y así.. corroborar la Teoría de la Gran Unificación. Un paso más…

El futuro de la evolución humana III (El sentido de la vida)

Leía hace un rato un post de Manuel sobre la necesidad humana de dar explicación a los fenómenos y acontecimientos que envuelven al ser humano y ponía base de ellos en los escritos de François Jacobs en su libro El ratón, la mosca y el hombre en referencia a la forma que tanto ciencia como mitología trataban de dar contestación a las innumerables preguntas que el hombre se ha hecho a lo largo de los tiempos. Una, y desde la verdad universal, se proyectaba sobre las cuestiones triviales y otra, desde las preguntas modestas, hacia la explicación de teorías generales.

Estas dos maneras de hacer frente a la realidad en la que vivímos, comparten un acontecimiento común, la busqueda consciente ó inconsciente, del ser humano, de dar un sentido a su existencia. Esta pasión del porqué ocurren las cosas e intentar, en la medida de los saberes en el tiempo, contestarlas, no refleja mas que la inseguridad de un ser inteligente ante la perspectiva filosófica de su razón de existir y el equilibrio psíquico que proporciona su conocimiento ó interpretación aceptable.

Un fín, todo ocurre por una circunstancia determinada, su destino va unido a ese fín y es ese fín lo que alienta su existencia, Los avatares y las circunstancias que pudieran evitar ese logro elegido deben ser controladas ó manipulables y en caso de incapacidad, de poseer ese método ó ciencia, deben ser conocidas y dotadas de un poder infinito que contente nuestro fracaso, (Y aún así. intentaremos engañar ó confundir a ese ente todopoderoso y nos vanagloriaremos de ellos)

Uno de los retos mas importantes del ser humano debe ser el asumir su existencia como la conjunción de circunstancias y causalidades de determinados hechos acontecidos dentro una realidad infinita en posibilidades que es el Universo. Después de asumir lo obvio, no debe de temblar en su equilibrio y debe de considerar que tiene un sino claro: La prolongación de la existencia de su especie. Y eso lo debemos hacer entre todos.

“Había dicho Minnim que las ciudades estaban construidas en las entrañas de la Tierra. ¿Y que debe hacer un hombre en esta vida? Debe abandonar las entrañas maternas. Debe nacer. Y después de abandonar el seno materno, ya nó podrá entrar de nuevo en él.” Issac Asimov en “El Sol desnudo”

Salvemos a los primates.., pero… ¿A cuales…?

Los primates se dividen en dos grandes grupos: estrepsirrinos y haplorrinos. Su diferenciación se basa en su estructura nasolabial que en el caso de los estrepsirrinos es compartida con el resto de los mamíferos, (Para hacerse una idea, tengan en mente la estructura nasal de un perro ó un gato) que es el caso de los lémures , póngidos y monos de costumbres nocturnas (loris, gálagos y potos). La diferenciación de los haplorrinos consiste en una estructura facial que es similar a Udes. y a la mía al no tener el “hocico” desnudo y el labio superior es contínuo y movil. La fusión del labio superior permite una mayor expresividad facial, que es bien conocida característica de los primates haplorrinos.

Los haplorrinos se dividen en tres grupos: Los tarsenos, los catirrinos y los platirrinos. Los primeros corresponden a un tipo de primates nocturnos de procedencia asiática de ojos enormes, cola larguísima y extremidades posteriores alargadas, adaptadas para el salto en hábitat selváticos (caso del Aye-aye). Los platirrinos forman parte de un grupo de primates americanos que junto con los catirrinos suelen agruparse dentro de una denominación informal y que conocemos como simios ó antropoideos. Se trata de monos de comportamientos diurnos excepto una subespecie de mono sudamericano.

Junto con las características antes nombradas, los simios, también presentan una posición completamente frontal de los ojos que les permite una visión estereoscópica ó de tres dimensiones para lo que es preciso que los campos de visión se solapen. A diferencia de los catarrinos, los platirrinos conservan el mismo número de piezas dentales, excepto en el caso de titis y tamarinos que han deshechado el último molar. Por el contrario, los catarrinos, como en el caso del homo, pierden un premolar y en algunos casos un tercer molar (muela del juicio).

Dentro de los catarrinos, existe el subgrupo de los cercopitecos (macacos, papiones, mandriles, colobos, etc.) y el que nos incluye a nosotros: Los homonoideos, simios antropomorfos, ó antropoides, divididos según el parentesco relativo con el homo sapiens, en chimpancés (nuestros parientes mas próximos), el glorila, el oranguntán y las diferentes versiones de gibones (El número de especies de gibones varia entre nueve y cinco, según autores).

Existen dos tipos de chimpancés: el chimpancé común y el bonobo (el más “humano” de todos) ó chimpancé pigmeo. Se ha discutido mucho si los chimpancés están más próximos a los humanos o a los gorilas, aunque estudios genéticos parecen inclinarse por la primera alternativa, también y paralelamente a esta suposición, se maneja la posibilidad de una escisión muy cercana, en el tiempo, de las tres líneas evolutivas.

Desde aquí me gustaría felicitar la iniciativa en el parlamento español de la adhesión a las directrices del proyecto “Gran simio”, propiciada por ICV, en una proposición no de ley, mas que otra cosa, dejándo a parte las miserias del marketing político, porque significa la conservación de prácticamente la totalidad de los ecosistemas de la Tierra y que espero cumplan.

Por otro lado, quisiera que esta iniciativa no tuviera nada que ver con la supuesta “inteligencia” de los simios, ya que existen diversas especies animales con un nivel de encefalización mayor que buena parte de ellos y que por tanto merecerían igual trato, lo que aumentaría en número de los ecosistemas a proteger, como es el caso de los cetáceos (defines, orcas, ballenas ó chalotes) ó cefalópodos (pulpos)

Por cierto… : Que han ganado un simple campeonato de futbol…, ¿Os/nos salvamos, también?

Quiero disculparme con JL Arsuaga e I Martínez por haber “machacado” su libro “La especie elegida”

El futuro de la evolución humana II (Cerebro y felicidad)

El cerebro humano ó encéfalo está dividido en tres estratificaciones: El bulbo raquídeo , el cerebro reptil; el córtex, el cerebro de los mamíferos y el neocórtex, el cerebro de los primates. Está división, que yo he hecho, no es absolutamente exacta ya que los reptiles poseen una pequeña subdivisión del córtex que se conoce como paleocórtex, ya que el bulbo raquídeo se puede considerar como un mero “piloto automático” que controla el sistema nervioso central. La idea de esta distribución es dejar patente el sentido evolutivo de las diferentes “superposiciones” del encéfalo hasta llegar a nosotros y me permite continuar el razonamiento sobre una idea final.

Una de las características del córtex de los mamíferos ó córtex mas evolucionado es el análisis de las percepciones sensoriales. Estos análisis tienen como resultado conceptos como una “primitiva” idea social ó la mamífera protección hacía las crías (protección que termina hasta que las crías son capaces de valerse por si mismas y pasan a depender del concepto de ayuda mutua), por lo que podemos deducir que en el paleocórtex reside el concepto de supervivencia individual (reptiles) y en el cortex II, la colectiva. Estos “valores” sociales primitivos son , los que exponencialmente aumentados, los que el hombre denomina “sentimientos”.

Recientemente y corroborando los escrito hasta ahora, han aparecido numerosos artículos haciendo referencia sobre la incapacidad del ser humano en la consecución de la “felicidad” y que esto era debido a que aunque conocido su valor abstracto, no es un sentimiento controlado por la parte que hace a los primates de mayor evolución ser conscientes de si mismos, el neocórtex, sino de la parte del encéfalo mas cercana pero mas primitiva, el córtex II, con la particularidad que el “peso” a la hora de tomar decisiones es mas fuerte cuanto mas antigua sea la parte del cerebro que emite el “sentimiento” (Todo el mundo hemos leído: La gente se dejó llevar por el pánico al derrumbarse…) Ahora podremos entender tópicos como: “Que el individuo es inteligente y la masa estúpida” y esto es debido a que los mecanismos de autoayuda se disparan cuando la masa tiene que tomar una decisión colectiva no premeditada y sus decisiones premeditadas ó nó, siempre son conservadoras en bien del grupo.

Así que volviendo al tema de la felicidad, la felicidad ó una aproximación al concepto teórico, es muy difícil de conseguir en colectividad, pués existen “pesos” de comportamiento decisorios en su contra. También ahora entenderemos que determinadas religiones promulguen la inhibición de los sentimientos a la hora de conseguir la paz ó la felicidad espiritual mediante el retiro y la meditación. (Que no tiene nada que ver con el egoísmo que va en contra del conjunto y eleva el “yo” por encima de la prosperidad del grupo y que por tanto se puede considerar una desviación dañina…)

O a la conclusión anteriormente expuesta en los artículos: La imposibilidad del ser humano de conseguir la felicidad debido a que el cerebro está adaptado solamente a la supervivencia… y de la que no estoy de acuerdo.

El futuro de la evolución humana

No creo en la suerte. Me resisto a pensar que somos marionetas en manos de las Parcas, Nornas ó Moiras, tejedoras, según la mitología, de los hilos del destino. Sin embargo, tampoco creo en la lucha odisíaca de Ulíses contra la soberanía de los dioses y tampoco en el prometéico arrebato del fuego. Desde mi punto de vista las cosas son mas prosaicas que todo eso.

Decía Platón, poco mas ó menos, que las percepciones de la vida de cada uno de los seres humanos no son mas que las sombras que proyecta una vela, de su verdadera realidad, en las paredes de una cueva y son esas valoraciones de lo auténtico lo que hace que tomemos las decisiones. Solamente tus vivencias, tu intelectualidad y tus estados emocionales, en definitiva tu “psiquis”, hace que las cosas vayan bien o vayan mal. Esta última definición podría estar muy cerca de los planteamientos del positivismo que conmina a la relativización de los acontecimientos en aras de no enajenar las posibles decisiones futuras y encaminarlas a la consecución de un estado placentero y optimista, pero no…, me gustaría ir un poco mas lejos. Cuando definía de prosaicas mis opiniones me refería a nuestro cerebro como ente cognoscitivo.

Por el año 1.800, un psiquiatra expuso la teoría que el cerebro humano ha evolucionado mínimamente desde hace aproximadamente 900.000 años lo que impediría su adaptación a las necesidades modernas. Se estima que la capacidad de evolución del ADN humano mediante mutaciones, que al fin al cabo es una de las potencias evolucionadoras de toda especie, es un bit de información cada año y si a esto añadimos que el actual homo sapiens sapiens, proviene aproximadamente de 50.000 ejemplares únicamente, con una antigüedad de unos 250.000 años, el número de posibles mutaciones adaptativas útiles es inexistente. (La diferencia entre el ADN de un chimpancé y un sapiens actual podría ser contenida en una novela corta, mientras que la secuencia completa de ADN humano no cabría en una enciclopedia de treinta volúmenes).

Si a estamos diciendo que la máxima capacidad de adaptación a su entorno del hombre es de un bit por año y que la información generada en publicaciones, actualmente, ronda el 1.000.000 de bit/segundo, aún depurándola y dejándola en unos 100.000 bit al año, significaría que cada año que pasa la humanidad genera cien mil veces mas de información que su capacidad de adaptación biológica. Si a esto añadimos que la línea evolutiva del homo sapiens es el incremento de su capacidad craneal y ésta, esta limitada, físicamente, al poder pasar por el conducto materno en el parto, las posibilidades de mejora se reducen.

Esto nos direcciona, como alternativa, hacia una especialización en la posesión ó práctica del conocimiento dentro del ser humano lo que incrementará las diferencias sociales o, tal vez, a una retrocesión paulatina de su complejidad organizativa con la correspondiente disyuntiva evolutiva. ¡O quién sabe..! Si la naturaleza no puede.. ¡Tal vez la ciencia lo haga a través de la manipulación genética..! Que para mí, conduce a lo mismo…A élites y a poder económico mientras no haya un cambio en los valores de la sociedad.

Decía Woody Allen. volviendo a lo expuesto al principio de la entrada y su idea : “El dinero no da la felicidad, pero es una sensación tan similar que solamente un experto sería capaz de diferenciarlas…”

Referencias: “El Universo en una cáscara de nuez” Stephen Hawking (2002)