La “prostitución sagrada” en las antiguas culturas mesopotámicas.

«Enki respondió a Ninmah: “Yo decreté un destino para el primer hombre con las “manos débiles”(impedido), le  di pan (sustento). Decreté un destino para el hombre al que “la luz le volvió la espalda” (ciego),  le di el pan, Decrete un destino para  el hombre con amputaciones, con parálisis en los pies,  le di pan. Yo decreté un destino para el hombre que no puede contener su orina (eneurético), le di pan. Decreté un destino para la mujer que no puede alumbrar (estéril), le proporcioné su pan. Yo decreté el destino para aquellos sin pene (eunucos) o vagina en su cuerpo (agenésica), yo les di pan.» Pasaje del poema  de Enki y Ninmah, 102-110.  II milenio a.c.

En el relato anterior a éste pasaje, y dentro del poema de Enki y Ninmah,  el dios Enki es felicitado en un banquete por los dioses tras haber creado a la Humanidad, siendo éste hecho molesto, por ignorar su contribución, a ojos de Ninmah, la parera de Enki. Así éste poema, que habla someramente de la “creación de mundo”,  toma el tono de los antiguos “tensones” o “dialécticas enfrentadas” propias de los antiguos textos sumerios y acádios , desarrollándose una diatriba entre el dios y la diosa alrededor de sus respectivas relevancias en el hecho  de  la creación humana: Una como “Naturaleza creadora” y otro como “Hacedor de sus destinos”. Al final del relato es Enki quien consigue sobreponerse a la diosa, dando un futuro a los “supuestos errores” que la Naturaleza comete en la creación del hombre.  Uno de éstos “errores” son las mujeres estériles y a las que Enki “da pan”  al posibilitarlas el ejercer un papel en la sociedad mesopotámica.

«Después tomó a una “qadištum” de la calle. Debido a su amor por ella, con ella  se casó a pesar que se trataba de una “mujer- qadištu”. La “mujer- qadištu” cogió un niño de la calle y  en la mama, con leche humana, [ella lo cuidó] » Pasaje de las  series “Ana ittišu”, VII iii 7-10.  1400-1000 a.c.

Con la raíz acadia “qdš,”, –  y que puede ser traducido como “sacro” o “sagrado” –,  nos aparecen generales  nombres o adjetivaciones en los antiguos textos mesopotámicos, tales como  “qadištu“, “qaššatu“o “qašdatu“,  en referencia a una mujer con un determinado estatus social. Por el texto, pudiera parecer  que las qadištu tenían un relación con la calle. Siendo éste, y según los relatos jurídicos, un determinado papel dentro de las estructuras sociales acádias, ya que era  en  la calle  donde la gente que no disponía de casa  se congregaba para ofrecer sus servicios. Si bien por el escrito, y en un principio,  podríamos suponer que tales mujeres eran meretrices, la posición social de una “qadištu” era muy diferente al de una  prostituta. En el “Poema de Enlil y Sud”, Enlil confunde a su futura esposa, Ninlil/Sud,  con una “qadištu”,

« Enlil, la Gran Montaña, se detuvo en Eresh y mientras ojeaba por allí, encontró a una mujer de su gusto. Se acercó y, rebosante de satisfacción, entabló  conversación con ella: ” Yo te tornaré incomparable con un vestido de gran dama, (aún) después de estar en la calle,  tu serás (…) ¡Cuan impresionado estoy de tu belleza,  siendo, como eres,  una mujer sin vergüenza…! » Pasaje del poema de Enlil y Sud, 12-16.  ETCLS Oxford Oriental Institute.

Representación en terracota de la diosa Narundi o Narunte, la Inanna/Ishtar elamita, procedente de Susa, 2100 a.c. aprox. Museé du Louvre

Cuando tomamos en consideración referencias mesopotámicas sobre cualquier  temática, al igual que  en otros diferentes ámbitos culturales humanos,  debemos  de contextuarlo siempre dentro de un lapso temporal y un ubicación determinada.  De esta guisa, cuando tratemos con simbología religiosa, títulos ciudadanos, o cualquier otro  término social y cultural, hemos de tener en cuenta la evolución  de tales preceptos y sus modismos. Al igual que ocurre en las sociedades actuales, determinadas “etiquetas sociales” mas antiguas son sustituidas por otras nuevas, cambiando parcial, o radicalmente su anterior significado.  Así, por ejemplo,  dentro de la organización social que definen los textos legislativos babilónicos amorritas, la realidad social de las qadištu aparece dividida en dos ámbitos y cuyo ordenamiento civil, en un primer caso,  vienen a definirlas por los términos  “nadîstu“, “kulmašîtu” o “ugbabtu“. Tales mujeres estarían vinculadas con  cultos a una deidad femenina y cuya regulación en el ámbito sexual vendría condicionado por mantener un celibato  o  por estar casadas.  Por otro lado, existirían las “harimtu“, “šamhatu” o “kezertu” que, aunque también pudieran estar vinculadas al culto divino, no disponían de ninguna pauta reguladora en cuanto a sus actividades sexuales.

« No te cases con una “harimtu”, cuyos maridos son muchos; Una “ištarîtu” reservada a la divinidad, ni con una “kulmašîtu” cuyos favores (necesidad de..) son muchos. En la desgracia, ellas no te ayudarían. En la adversidad,  se burlarían de ti. Ellas ignoran el respeto y la sumisión » “Babylonian Wisdow literature”, pag 102.  Wilfred. G. Lambert

En definitiva,  las funciones de las qadištu son vagas dentro de las diferentes referencias textuales mesopotámicas. Así,  en los textos jurídicos amorrito-babilónicos,  éstas mujeres serían ciudadanos de pleno derecho, podrían casarse, tener niños y ser amas de crías de otras mujeres, En Nippur, en el periodo de Isin-Larsa, 2003-1760 a.c..  hay constataciones escritas de mas de un caso de “nu-gig”  – vocablo sumerio para “qadištu” –.  En la misma época y en referencia a una localidad denominada Inbatum, ,   nos advierte que poseen un  domicilio y  casa propia. –  aunque , por otra parte,  también nos es relatado su envío a Inbatum   como botín para su “sacrificio”  tras una expedición  a Nawar, si bien el significado de tal “sacrificio” no queda plenamente revelado en el texto –. También durante el citado periodo, en la ciudad de Larsa,  el rey Sin-iddinam, 1785-1778 a.c.,  trata a sus enemigos  de “incultos” por no tener  “mujeres-qadištu”  alojadas en sus templos, apareciendo incluso en sus listas estatales de raciones de alimentos.

« ¡Vamos, Lalegre..! ¡Que te asigno ahora tu destino..! ¡Que te asigno, yo mismo, un destino..!  Un destino eterno y para siempre, y que contra ti profiero. Una maldición poderosa que se apodere de ti lo mas rápido posible: “Jamas te construirás un hogar feliz.  mimarás (…). o  entrarás en el harén de las jóvenes.  Los posos de cerveza mancharán tu bello seno y con su vómito el borracho salpicará tus ropajes. A un menaje de alfarero, no tendrás jamás derecho, ni tampoco al contenido del frasco de perfume. La blanca plata, orgullo del mundo, no permanecerá por mucho tiempo en tu casa. La más placentera de tus residencias será la parte delantera de una puerta y tu morada los bordes del camino. Habitarás en la soledad y frecuentarás las sombras de las murallas. Zarzas y espinas dejarán tus pies en carne viva. Borrachos y sedientos de vino te abofetearán a su antojo. En la calle te gritarán y el albañil no tapará las fisuras del techo de tu casa. En tu (…) se instalará la lechuza y nunca habrá alegría. Porque a mi que era libre, tu me has (…) y me has destruido”

Cuando (el dios)  Shamash escuchó las palabras de Enkidu, sin poder contenerse y desde lo alto del cielo, le espeto: ” ¿Porque Enkidu maldices a la cortesana Lalegre.., la que te alimentó con alimento divino,  que te dio de comer con comida regia, que te engalanó con suntuosos vestidos y que te dio como compañero a éste  Gilgamesh perfecto..?” » Pasaje de la Epopeya de Gilgamesh. Tablilla VII, 6-39.

Rituales del agua donde aparecen sacerdotisas qaššatu . “Fresco  de la Investidura”. Palacio de Zim-ri-lim en Mari. 1775-1761 a.c. Museé du Louvre.

Las “qaššatu“, una forma merita del término, aparecen en dos diferentes textos (ARM  9 291 y 23 296) formando parte censal de diferentes ciudades. En éste censo aparecen catalogadas bajo la denominación de “Amat PN“, “servidora de PN“, “almattum” o “viuda”, o como “mujer-qadištu”. El primer grupo están bajo el control y autoridad de un tutor – aunque aparece un caso donde están bajo la tutela de una qadištu -, mientras que el segundo y tercer grupo figuran como ciudadanas libres. En Mari, tales mujeres son presentadas como devotas de la diosa Annunîttu, así como del dios Adad en Kish y Sippar – dentro de un contexto de dios de la fertilidad y hermano de Bêlet-Ìli.  Divinidad, ésta última, relacionada con la fertilidad, al igual que Annunîttu -. También en Meri y textos de  Kish, aparecen como participes en  los ritos acuíferos de fertilidad y purificación (G. Lambert, 1960)  – Estos rituales son en extremo trascendentes  en las ceremonias de coronación meritas (Parrot, 1958) – , siendo también en Sippar custodias de los cilindros-sellos de la diosa patronal de la ciudad, Ištar.

Volviendo a los textos del periodo amorrito-babilónico, 1894-1595 a.c. aprox. y dentro de éstos al “Poema de Atra-hasis” y   encontramos el siguiente párrafo donde tales mujeres acompañan a comadronas :  “Permite que la partera se ufane en la “casa de una mujer-qadištu”, donde las esposas preñadas dan a luz” . Aparentemente, y según Westenholz, mientras la parteras asistían “físicamente” a la preñada, las qadištu ofrecían las “necesidades rituales”  para un satisfactorio  alumbramiento. En escritos posteriores babilónico-kassitas aparecen como “Madres” (A.T. Clay, 1915) y vinculadas con los partos:  – “Las parteras, que con su habilidad se preocupan del feto y las qadištu, las que realizan las purificaciones con agua.. ” (KAR, 321,7) -.  En otra vertiente, y dentro de los escritos clásicos babilónicos – textos  exorcistas Maqlu III, 40-55 y Shurpu III, 69, 116-117 –,  las qadištu aparecen adjetivadas como de hechiceras o brujas, por ser supuestas “mediums” de los poderes demoníacos,  las enfermedades , teniendo durante el primer milenio una doble vertiente como personajes  “benignos” o “malignos” (G. Meier, 1937, E Reiner, 1958, S Rollin, 1983)  Aunque ésta última “popular consideración” vendría dada por oficializar dentro de los  rituales exorcistas templarios  el papel de  la verdadera hechicera y de  sus poderes  y  que durante la ceremonia eran sometidos al exorcista. (S, Parpola, 1983).

En Assur, durante periodo antiguo asirio, 2003-1742 a.c. aprox., las mujeres- qadištu tenían la posibilidad de casarse. (Ass. Code § 40)  Si estaban casadas,  le estaba permitido ir veladas en público, mas había duras penas para las mujeres qadištu  solteras que fueran con velo y de igual manera que en Babilonia, en los textos, aparecen al lado de las parteras en los embarazos. (Afo 17, 268, 11). En los rituales del periodo medio asirio, 1742-1192 a.c. aprox, y al igual que en Kish y Sippar,  las qadištu oficiaban los cultos al dios Adad en la capital asiria junto a los ” sacerdotes Sanga” (KAR 154) – o “iššakuk šangû” En Asiria, sacerdote principal  del culto a una divinidad –  entonando y pronunciando el canto “inhu” en cada parada procesionaria para, tras concluir, consumir los restos de las ofrendas junto al sacerdote. En dos textos neo-asirios, 1192-605 a.c. aprox,  aparecen referenciadas las qadištu con funciones rituales, uno en el que se utiliza sal para deshacer un juramento (E. Ebeling, 1953) y otro  hace referencia a su asistencia en las abluciones del dios Shamash (R.F. Carter, 1914)

En tercer milenio a.c. y en Sumer, el término “nu-gig” define a las qadištu sumerias, si bien aparece también en descripciones de las diosas Inanna, Aruru/Ninmah, Nanaja o Nini(n)sina. Pero, y en definitiva, ¿Que significa la palabra  “nu-gig”..?. Según Westenholz, y obviando otra interpretaciones de carácter sexual, puede ser traducido como “lo sagrado”(para los dioses),  lo que un hombre mortal no puede tocar. En definitiva un sinónimo de “tabú” definido tanto para actos, objetos, como a personas.

Impresión del cilindro sello de Mes-ane-pa(da): Aparece la inscripción: “Mesanepada, rey de Kish, esposo de una ‘nu-gig’ ” I dinastía de Ur , 2400 a.c. aprox.  U.13607 Vorderasitiches Museum

El oficio de “nu-gig” aparece en la léxica de los textos sumerios figura con una significancia paralela al de los códigos legales del periodo amorrito-babilónico., antes mencionados, apareciendo también en textos administrativos de la ciudad de  Shuruppak, Tell-Fara(h). En el cilindro-sello (izquierda..) aparece la inscripción: “Mesh-ane-pa[da] lugal-Kis dam-nu-gig”. (J. Copper, 1986) y que puede traducirse como “Mesanepada, rey de Kish, esposo de una nu-gig” y donde, según Cooper, Renger (1975), tal texto  debe ser interpretado como una referencia a los  rituales de casamiento del rey de Ur y la diosa Inanna, ésta última representada por una sacerdotisa. que siglos mas tarde serán parte de las festividades del Año Nuevo – festivales relacionados con la muerte/vida dentro del ciclo anual de la Naturaleza –. En otro cilindro sello del periodo neo-sumerio aparece la inscripción:  ” Nin-kin [da] nu-gig-gal urí [ki]-ma lugal-ha-ma-ti-du-sar ard-zu” y que puede traducirse como “Nin-kin-da, el señor de las nu-gig de Ur, Lugal-hamati, tu siervo”, como parte de una organización, y que viene corroborado en otro texto de la ciudad de Lagash (F. Thureau-Dangin, 1903) . En la Lagash pre-sargónida, las “nu-gig” figuran en las listas de reparto de alimentos junto, por casamiento,  a importantes miembros de la sociedad de alta posición (J.M. Asher-Greve, 1975). En la ciudad acadia de Umma nos encontramos con un relato que hace alusión a dos personas: Ín-he-nun, la nu-gig, y Al–la, la “nu-gig nigín” o nu-gig del alumbramiento”(B. Foster 1982). Otro interesante texto no relata la existencia, en el templo a Inanna de Zabalam, de un “ningín-gar”o “lugal sagrado para el nacimiento”(Sölberg). La relación entre las nu-gig, el “nacimiento” y el “ningin-gar”  se da igualmente en el templo de Inanna en Akkade y en el de Nini(n)sina en Isin. 

« Para los miles de jóvenes doncellas, para favorecer la fertilidad y regular el útero. Para determinar el destino, para ayudar a la puerta del ningín-gar, para permitir que el feto llegue a  feliz conclusión:  Un hijo de un hombre que se resguarda en las caderas. Para que llore en voz alta, para depositar la placenta sobre la tierra, y para darle  la vuelta a la cabeza;  La presencia de la  nu-gig , para actuar con rapidez y cantar una alabanza propia, cuando se manifiesta  el gran “mes”(milagro o esencia de las cosas..) mi Señora, ha pronunciado su himno de alabanza, ¡ Nini (n) sina, acertadamente,  a ti misma  alabas! » Himno a Nini(n)sina. “Sumerian religius texts”  E. Chiera (1924)

No cabe duda que la prostitución existía en la antigua Mespotamia, como nos describen textos expuestos anteriormente, pero lo que también es comprobable es que nunca hubo una “prostitución sagrada” ni el Assur, ni en Babilonia y mucho menos en Sumer, como pueden hacernos pensar tanto los relatos griegos como los hebreos. El adjetivo “hieródula” que es utilizado para definir la “prostitución sagrada”– el  término griego es ἱερόδουλοç – viene a referirse al concepto de “esclavas sagradas” dentro de las acepciones que tiene en la cultura griega. una cultura, aunque semejante,  posterior en el tiempo.. En el caso hebreo, si existía tal concepto, y tal práctica,  dentro de los cultos  canaanitas a la diosa Ashera, anteriores a la reforma religiosa del siglo VII a.c.

«Sobre las cimas de los montes sacrificaron, e incensaron sobre los collados, debajo de las encinas, álamos y olmos que tuviesen buena sombra, por tanto, vuestras hijas fornicarán y adulterarán vuestras nueras. No castigaré a vuestras hijas cuando forniquen, ni a vuestras nueras cuando adulteren, porque ellos mismos se van con rameras, y con las malas mujeres sacrifican…» Oseas 4: 13-14. Biblia Reina-Valera 1960.


Referencias:

“Tamar, Qedesa, Qadistu and Sacred Prostitution in Mesopotamia! J. Goodnick Westenholz (1989)

Imágenes:

en.arup.cas.cz

inanna-maat.blogspot.com

it.wikipedia.org


Del Neolítico a la Edad del Bronce: Jefatura y sacerdocio. Evolución.

Resulta difícilmente cuestionable que el origen de los cambios sociales y económicos  que propiciaron el Neolítico no se fundamenten en una variable ecológica. Variable que surge a partir de los últimos episodios  de la transición entre la glaciación de Würm  al  Holoceno y que propicia una necesidad adaptativa de las anteriores “culturas de depredación” mesolíticas, 12000-10000 a.c., ante la desecación de grandes áreas en virtud del progresivo cambio climático en ciernes. Esta obligada evolución cultural humana dará comienzo, en el caso de Oriente Próximo, con las culturas natufienses, que irán unidas a unos nuevos comportamientos humanos en su relación con la Naturaleza, y que tendrán su inicial transformación con  primitivas técnicas dirigidas a favorecer el crecimiento y expansión de determinado tipo de gramíneas, mediante un primitivo método de selección. A continuación, entre 8500- 7500 a.c. aprox., se desarrollan los primeros ensayos de cultivos masivos y  domesticación  de animales en el Neolítico pre-cerámico A, desembocando en el periodo comprendido entre el 7500-6500 a.c. con el pre-cerámico B y donde ya aparecen la primera agricultura y ganadería extensiva. La proyección de ésta nueva condición social humana, ya con un carácter aldeano – En el Precerámico A se abandonan los asentamientos en cuevas y hábitat similares –, verá su culminación con su expansión hacia la cuenca del Tigris, la península Anatolia, el altiplano iraní y  Montes Zagros.

Un primer acercamiento a estos comportamientos diferenciadores, y a las nuevas propuestas sociales basadas en las anteriores premisas,  serán determinantes en las próximos acontecimientos vitales de la Humanidad. Si bien,  habría que apuntar que tales soluciones finales agropecuarias fueron el término de otras  experiencias vitales alternativas que convergieron. Esta hipótesis podría invitarnos a pensar en la posibilidad de una domesticación de animales anterior a la consecución de la agricultura, ya que esta última tuvo una primera fuerte necesidad de terrenos seleccionados y adecuados a los diferentes cultivos, así como  un  progresivo valor mínimo en la productividad, que viene condicionado por la posesión de diferentes aspectos del conocimiento – aspectos que condujeron al desarrollo de técnicas como el “barbecho”,  la utilización de abonos orgánicos o el diseño de nuevas herramientas, etc. –  que, en mi opinión,  deben ser valorados, aunque, como señala Eiroa, éste hecho tampoco desvirtúa la compleja presunción que se tiene a cerca de los inicios de la ganadería.

Pero lo que realmente,  y desde el punto de vista social, generalizó e innovó el Neolítico fue la necesidad, dentro de la vida aldeana, de una especialización y organización de los trabajos  – La sedentarización tecnificó la sociedad impulsado la creación de oficios, por ejemplo la construcción de viviendas –, si bien este proceso,  que quedará más definido en el periodo posterior, tuvo un desarrollo lento que duró aproximadamente 3000 años. Ésta especialización y organización, que se traducirá en un incremento de la productividad –  fruto de la necesidad de obtener mas recursos como consecuencia del aumento de la población –,  y que según la “teoría ideológica”, J. Cauvin (1994), situaría a los pobladores neolíticos ante la tesitura de una  “necesidad de incentivo”  hacia esos nuevos formatos sociales. Situación que se resuelven mediante la adopción de nuevas “adaptaciones psicológicas” , y que se sostienen sobre una nueva concepción del “hecho divino”,  bien mediante la creación de nuevas entidades deíficas – caso del yacimiento de la aldea de Ain Ghazal en Jordania, 7250-6000 a.c. donde aparece un culto al dios del ganado – ó bien  mediante la modificación de los antiguos rituales y mitologías – diosas de la fecundidad de carácter agro-pecuario, Tell Halula en Siria, 8700-7400 a.c.  – Reestructuración de creencias que conllevará el reforzamiento de determinadas autoridades de carácter mundano..

Durante el Calcolítico,  a partir del VI milenio a.c aprox,  el nivel de desarrollo cultural permite una utilización sistemática y diversificada del medio, una organización social mas compleja, en las que se entrevén jefaturas políticas y ya un cierto grado de estratificación social que irá aumentando con el paso del tiempo. Se afianza la vida de poblado con un modelo protourbano –  si bien de forma paulatina y localizada que conducirá, en Oriente Pŕoximo, a las ciudades-Estado mesopotámicas, 3800 a.c., y al Egipto pre-dinástico, 3600 a.c.- , se amplía la especialización en la fuerza de trabajo, y se generalizan aspectos de carácter ideológico y religioso. Situados en este momento temporal, la pregunta sería ¿Cual fue el detonante del paso de las aldeas neolíticas de carácter esencialmente agropecuario a las primeras ciudades en las que se centralizaban actividades de toda índole…? La respuesta, tal vez, y más propiamente resuelta, se encuentre en el núcleo fundamental de las ciudades mesopotámicas: El templo ó lugares de culto.

Hemos apuntado anteriormente que  como consecuencia de la necesidad organizativa a que predispone el asentamiento y arraigo de las poblaciones humanas neolíticas, se produce, en paralelo, un cambio en las creencias. Estas creencias van acompañadas de unos rituales que, en caso de las religiones primarias y a semejanza de los rituales paleolíticos, van acompañados de un fuerte componente de recordatorio en el conocimiento heredado – regulando multitud de aspectos económicos y de comportamiento social – y cuya base teológica se sostiene en una misión general:  La explicación de la organización del mundo y el “acomodo” vital  del hombre en el orden divino de la Naturaleza. (J. Assmann, 2003). Religiones que, en definitiva, exigen “el sacrificio”, la  autoinserción en las diferentes liturgias organizativas,  y, por ende, la obligación de sustentar “ese mundo”. Si a esto unimos el carácter punitivo divino que estas creencias poseían sobre el incumplimiento de tales rituales – castigos de los dioses que condenaban a hambrunas, enfermedades, conquistas,  etc -,  encontramos una llave que asegura la aceptación, por parte de la fuerza de trabajo, de menesteres y obligaciones comunales e impulsará a los “custodios” de tales rituales, los sacerdotes, a la jefatura de los asentamientos. Situación que vendría acompañada por la pérdida de peso decisorio, ante el incremento poblacional y procedencia, de pretéritos conceptos de autoridad como pudieran ser los jefes familiares ó de aldea, de clanes u otras paralelas jerarquías tribales anteriores ó bien serían estos mismos, como evolución de  esos mismos aspectos sacramentales de origen mesolítico – Entre las obligaciones o funciones de  los jefes de las familias y clanes  es posible encontrar la religiosa – , quienes posiblemente asumirían tales roles (Lara Peinado,1999)

Ya en la Edad del Bronce,  a partir de finales del IV milenio a.c. aprox., es donde se producen los cambios más significativos en los aspectos sociales y económicos con respecto al periodo anterior – cambios que vendrán marcados por un desarrollo de la  metalurgia y que se verá reflejado en la metodología de explotación de los diferentes recursos  económicos – y que se reflejan en unas jefaturas donde el incremento de las diferencias sociales resulta manifiesto  como consecuencia de la acumulación de riquezas y la concentración de poder desarrollándose  una progresiva estratificación social y que está fuertemente condicionada a su relación con el templo. Aquí hemos de recordar que en la época de las teocrácias mesopotámicas, el templo no era sólo un centro religioso, si no también un centro económico cobrador de impuestos, administrador de tierras y  esclavos,  y que formaba parte del circuito comercial de mercancías. También realizaba préstamos dinerarios y, como una práctica habitual,  ofrecía en arrendamiento tierras de cultivo a campesinos ó mayores propietarios. Hasta tal era así que podemos decir, sin temor a equivocarnos,  que junto al palacio, y en función de la época,  ya sea juntos o por separado, poseyeron, ó  controlaron,  la mayoritaria parte de las  actividades económicas de las ciudades mesopotámicas.

Cara de los “poderes del templo”. Estandarte de Ur, 2600-2400 a.c aprox.. British Museum

Una concreta información en los escritos mesopotámicos  de las características de los rituales y culto a los dioses  no ha sido posible de obtener, por ahora,  sin embargo  disponemos de una idea aproximada de la composición de tales liturgias. Rituales que ,progresivamente, englobarían la reglamentación ó ritos de las actividades y organización de los templos fruto de anteriores procedimientos. Así en éstas se describiría los procedimientos principales   débitos al culto del dios; los ritos de purificación de los diferentes templos; así como la regulación de los propósitos de cada uno de los servidores, y  por tanto de los servicios, que el templo proporcionaba y que iban desde procesos de exorcización demoníaca hasta la  elaboración de productos artesanales, concluyendo  con las pauta a seguir en las labores de enseñanza de  las distintas ocupaciones que englobaban las prolijas actividades templarias.

Otro aspecto social a tener en cuenta, en estos estadios evolutivos,  es el incremento de la “conflictividad” entre los grupos humanos.– hasta el punto que se conocen aldeas amurallas, caso de Jerico, actual Israel, datadas en el 8300 a.c. – y que en el caso de las ya ciudades-estado mesopotámicas hace conceder cada vez mayor protagonismo a una nueva institución: El Ejército. Ejercito que  en los primeros momentos no fue un cuerpo permanente, pero que en el caso sumerio  se le conoce, como mínimo, una estructura definida ya desde el Periodo Arcáico, 2900 a.c. aprox., dadas las contínuas luchas entre ciudades vecinas – ejemplo documentado son las luchas entre Umma y Lagash por el control de la llanura de Gu’edenna – y que  elevó a determinados líderes guerreros – como consecuencia de la cesión de forma temporal del poder civil en situaciones excepcionales –  al status temporal del “lugal” o  jefe civil. Situación que en algunos casos derivó en la creación de “monarquías militares”  como sistema político, y ya con dinastías hereditarias propias – al igual que sucedía con las castas templarias de los sumos sacerdotes y acólitos –, caso de la ciudades de Uruk, Kish y Lagash. Si bien esta opción no fue generalizada, si es cierto que el jefe de la ciudad , como representante de la divinidad – “en” sumerio, y que personifica a la perfección las  hipótesis anteriormente plasmadas – fue progresivamente tomando un carácter bicéfalo que se conoce también desde la Epoca Arcáica,  pero que siempre estuvo bajo la “tutela de las divinidades” y su ritual organizativo.

Cara de los “poderes civiles” Estandarte de Ur. 2600-2400 a.c. aprox. British Museum

Referencias:

“Nociones de Prehistoria general” Jorge Juan Eiroa (2000)

“La Mesopotamia Arcáica: Sociedad y Economía en el amanecer de la historia” Nicholas Postgate (1999)

“La Civilización sumeria” F. Lara Peinado (1999)

Imágenes:

az.wikipedia.org

weliketowrite.live.subhub.com

El “Templo Blanco” de Uruk: Estructura, funciones y rituales.

Según la mitología sumeria, el primer templo que se construyó fue el é-apzu en honor al dios Enki – é-apzu, ó é-engur,  “La Casa de la Aguas Subterráneas” – en Eridu y cuyo hecho está corroborado por la excavaciones arqueológicas realizadas en Tell-Abu Shahrein, su actual nomenclatura, en Iraq.

« (nam)-lugal an-ta èd-dè-a-ba (eri)du [ki] nam-lugal-la »   «(Cuando) la realeza del Cielo bajó;  en Eridu estuvo el reino » Inicio de la “Lista Real Sumeria”.  Prisma  Weld-Blundell, 1923,444,  2170 a.c.

Estas evidencias arqueológicas nos conducen al  posible primer templo de Eridu y que podríamos situarlo a finales del periodo de Hassuna en los principios del V milenio a.c. Seguramente este “sacro lugar”  no consistiera más que en una choza de mampostería y  a la que se identifica como tal por el hecho de ser el nivel más antiguo de una serie de estratos que,  en un nivel determinado, nos proporcionan evidencias de un altar, unos nichos decorados, así como de ofrendas – más exactamente de un conjunto de huesos ennegrecidos de pescado (N. Postgate, 1999)  -.  Esta construcción capitular   se vería modificada en su concepción en el nivel IX, y  ya dentro del periodo IV de Obeid (3900-3500 a.c.) , donde aparece sobre una plataforma aislante del suelo  y cuya estructura y edificación fue   ampliada,  repetidas veces durante el periodo de Uruk, 3500-3100 a.c.,  mediante apliques de mampostería que paulatinamente elevarían la altura del conjunto y que, ya dentro del III milenio, constituirían, por los sucesivos añadidos y restauraciones, lo que conocemos en la actualidad con el término acadio de “ziqqurat” o,  como la denominaban los sumerios: “É-gal” o “casa-grande”. Sigue leyendo

Los controladores hacen huelga ¿Y que..? Para unos que tienen “cojones”.

Somos un país de comportamientos entregados, miserable en su indignación y siempre mezquino consigo mismo. No cabe duda que a lo largo de la historia, incluso en los periodos de esplendor, ha sido indiferente a sus logros y en extremo ruin a la hora poner pena a sus supuestos, en muchos casos  con estúpido consentimiento de  proclamas ajenas,  propios errores, en “seguidísmo” de intereses que nos son extraños.

Muchas veces me viene a la cabeza el título del libro de uno de nuestros más eminentes filósofos, “La España invertebrada” . Ausencia de “vértebras”  consecuencia tanto de la presión externa, a fin de  hacer doblar nuestra “testud”,  como de un nauseabundo e insondable poso de pestilencia interna. Presión externa que no cabe duda que responde a intereses consiguientes y por tanto, aunque no supone más que constatación de un nacionalismo de tufo, comprensible. Lo que resulta misérrimo es la insistencia y perseverancia de nuestros propios “capataces” en el seguimiento de tales fines.

No debe llevarnos a engaño, y así lo constata la historia desde tiempos inmemoriales, que España, los españoles, así como su política, siempre ha adolecido  del “síndrome de la colonia”, aquí “los de fuera” han venido, se han llevado lo que han querido ó necesitado y se han ido. Como consecuencia de esto, en España han prosperado y han asumido el poder , en el caso que esto hubiera sido necesario, colaboracionistas y mercenarios a sueldo. De ahí que España, raras veces haya tenido una política exterior propia, digna de llamarse por ese nombre,  un sentido de nación propio,  una industria propia  y ni hablemos ya de una mínima dignidad propia, como conjunto.

¿Porque no se “militarizó” el sistema financiero cuando era evidente que nos llevaría a la ruina..? ¿Porqué no se considero “emergencia nacional” cuando constructoras e inmobiliarias decidieron “esquilmar” a los españoles en su locura especulativa y de paso hundir el mercado laboral..? ¿Porque no se proclama el “estado de excepción” cuando es evidente que nuestro sistema educativo no funciona..ó para combatir, en profundidad , una corrupción fruto de anteriores preguntas..?

No, lo que le es propio a este país, es castigar al que defiende sus intereses, al que destaca: “No,  es que cobran X miles de euros al año y nosotros estamos parados ó cobramos sueldos de miseria “ mientras  que esos mismos son incapaces de salir a la calle a pelear por su derechos y protestar por una “reforma laboral” que recorta los tan luchados logros sociales y que acentúa la precariedad de unos salarios que son actualmente de los tres más bajos de la antigua “Europa occidental”, mientras que tenemos unos servicios de precios, en comparativa con los ingresos familiares, más altos del ámbito antes señalado.

¿Porque no se protesta por las instituciones duplicadas o triplicadas en manos del albedrío de los intereses provincianos y “amiguistas”..? ¿Porque no se protesta por cientos de “asesores”,  “colaboradores”, enchufados y vividores que se enriquecen a nuestra costa..?  Protestan contra un gremio informado que sabe que las próximas privatizaciones van a “corromper” sus puestos de trabajo, ni más ni menos, lo que muchos de los que se indignan no hacen, bien porque forman parte de esa misma miseria, bien porque  padecen una especie de “síndrome de Estocolmo” o por que son parte de ésta corriente, tan nuestra, de mezquindad y envidia   que se recubre de una desinformación perpetua.

Así es, señores, y recuerden que esto mismo pasó hace una año cuando Marsáns dejó a cientos de personas y trabajadores en tierra o, peor, en la calle y nadie le amenazó con penalidad militar.

P.s. No será una de mis mejores entradas.., pero.. lo dicho: “con dos cojones”.

 

Manifiesto por una Universidad libre de pseudociencia y oscurantismo

Quiero hace en este momento un breve paréntesis sobre mi desarrollo temático, para invitarnos a firmar no sólo un manifiesto, si nó la reafirmación de unos principios que deben ser voluntad férrea por el bien de nuestro futuro y el de nuestros hijos. En esos momentos de decadencia y confusión idearia , fruto de estos tiempos de supervivencia y chalaneo que nos toca vivir, no debemos permitir que la ignominia y el mercantilismo se extiendan por las universidades iberoamericanas y españolas. Casos como los congresos astrológicos en la Universidad de Alicante y en la UNAM de México, los simposios con participación de  negacionistas del virus del VIH-SIDA en la Universidad de Sevilla ó el reciente acuerdo para crear una cátedra de investigación sobre homeopatía en la Universidad de Zaragoza, son algunos síntomas de la “prostitución” de la aulas en voluntad de un supuesto “liberalismo ideario” que se sustenta exclusivamente en acceder al mercado, siempre prolijo,  tanto de la ignorancia como de las supersticiones, y cuyo único fin son los beneficios monetarios y económicos. No siquiera pensar que hayan pasado 4500 años para nada.

Para leer y posteriormente  firmar el manifiesto, y/o  completar vuestras posibles incógnitas:

http://cnho.wordpress.com/2010/10/29/manifiesto-por-una-universidad-libre-de-pseudociencia-y-oscurantismo

Radicales, alienados y otras mas peligrosas gaitas.

En estos tiempos de salvese el que pueda, la consigna es aferrarse al salvavidas. Salvavidas que se está tejiendo sobre  la alienación, el mantra y la radicalidad, englobando a lo más básico de  nuestros principios vitales.  Cuando después de años de lucha uno se encuentra vacío debido a que las expectativas han sido frustradas por el rodillo de lo evidente, es de comprender que muchos tiendan a proteger sus espaldas, llenas de premisas irrenunciables en la teoría, contra la pared de la cueva de su propia retaguardia. Cueva excavada sobre lo más profundo del bagaje ideario  y fuente de lo más básico de aquello que sustenta la razón de seguir con la existencia.

No cabe duda que los acontecimientos que,  día si y día también, nos hieren ,  no puedan ser dignos de remover los cimientos de cualquier esquema ideológico, y que muchos puedan tener la inclinación a la fatiga ó al desencanto,  pero también es cierto que en estos momentos de duda es cuando nuestras convicciones deben ser mas sólidas. Más no.., no me refiero a esa postura coherente y medida ó tal vez lógica, no.  Me refiero a los alienados, a los extremistas, a esos que son el pilar de la supervivencia huera  del “politburó”  a costa de la autocrítica,  a esos “mártires de soldada”, de  los seguidores heróicos de la miseria de sus dirigentes, los doctrinados de  a todo tiempo, en resumidas cuentas: Los fanáticos.

Como resultado de los tiempos decadentes, tema harto estudiado por  la Historia en transcurrir  de los años.., surge  la impronta radical del descontento. Fanatismo que es producto de la desesperanza en el futuro y que subyuga todo el panorama social del periodo referenciado. Hoy en día gracias a ese “cañal” a borbotones que son los medios de comunicación, y su supuesta libertad idearia, nos encontramos un escenario pletórico de todas las escalas medibles de éstas lacras. Podemos encontrarnos desde los tradicionales irracionales religiosos que envuelven sus vidas en el manto de una fé sin fisuras y sin rebatimiento; Los pseudorreligiosos y los sequidores de santeros y videntes, que decepcionados de las tradicionales creencias místicas vuelven sus ojos a  las fenómenos paranormales, exoterráqueos ó a seres divinizados supuestamente provenientes de otras galáxias, así como neo-creyentes de antiguos dioses de la Mitología;  Los alienados de la crisis económica que afirman la existencia de sectas, illuminatis ó  entes espaciales que pretenden dominar el mundo mediante el control de los medios de producción y que reniegan de la Ciencia por considerar que es rehén de tales seres, hasta los que son una bizarra mezcla de todos los anteriores subconjuntos. Pero nó.., no me refiero a esos..

Hablo de lo mezquino, de los supuestamente “con los pies en el suelo”, a los de la “divinidad” cotidiana, a lo envuelto en el halo de lo aceptable, de lo trasnochado y de lo decrépito; A los de los libros cubiertos de polvo, de los que tienen las cuadernas del barco desgastadas y que no están dispuestos a repararlas. a los de las sensibilidades llevadas a los extremos, a los seguidores de políticos en subcontrata,  de todos aquellos que pretenden formar opinión desde la “descintura”; En definitiva de los propagadores de los de siempre  y  coloqueles el cartel ideario que Udes. prefieran: Los fanáticos e” irreductibles de bolsillo”. ¡Que daño hacen…!

 

La visión clandestina del Universo en el siglo XVII

Durante la primera mitad del siglo XVII , nuevos pensamientos, aunque semi clandestinos, sobre la realidad del mundo bullían en Europa. La difusión de renovadas teorías sobre la estructura y composición del Universo y cuyos primeros adalides en el campo de la astronomía moderna fueron personalidades como Nicolás Copérnico – 1473-1543. Astrónomo polaco que formuló la teoría del heliocentrismo (el sol se halla en el centro del universo tal que la tierra y los planetas giran a su alrededor ) en su discutida obra fechada en 1543 “Sobre las revoluciones de las órbitas celestes”, si bien es cierto que en su prólogo admite que estas ideas ya fueron formuladas en la Grecia Antigüa por Nicetas, Filolao, Arquitas ó Aristarco – ó Juan Kepler, – 1571-1630. Astrónomo y geómetra alemán de formación copernicana, que descubrió y demostró las leyes del movimiento planetario que llevan su nombre – se desarrollaron en unos tiempos donde las teorías del siglo II d.c. expuestas por Ptolomeo de Alejandría en su recopilación de obras , Almagesto, eran dogma científico indiscutible en el año 1650, así como posteriormente , en centros del estudios tan prestigiosos como la Sorbona de París. Ésta circunstancia venía dictada por la adopción por parte de la teología cristiana del geocentrismo ptolemáico. Geocentrismo que ratificaba la doctrina bíblica de la posición central del hombre, como obra divina, en el centro del universo, hasta tal punto que los escritos copernicanos, difundidos y divulgados por Galileo Galilei, fueron oficialmente condenados por la iglesia católica en el año 1616, postulando  que la creencia en el movimiento de la Tierra era y según la sentencia: “Necia y absurda desde el punto de vista filosófico y en parte formalmente herética”.

Éste era el contexto en los círculos del saber, y del estudio de las ciencias, en Francia, cuando Pedro Gassendi – 1592-1655. Matemático, astrónomo y filósofo que revisó y divulgó las antiguas teorías atomistas griegas y más concretamente el epicureísmo frente al idealismo aristotélico y cartesiano – enseñó sus doctrinas, en privado y a escondidas, a un círculo de jóvenes parisinos entre los que se contaban Moliére y  Hercule  Savinien de Cyrano.  Éste último es el autor en 1675  de  un  relato cómico,  ó tal vez de un encubierto escrito de divulgación científica, “Historia cómica de los Estados e Imperios de la Luna y el Sol”  ó “Viaje a la Luna” y cuyo redactor será conocido posteriormente  como Cyrano de Bergerac.

«…Prefiero dispensaros (de la molestia de la demostración..) a condición que escuchéis lo que me respondió (de los movimientos de la Tierra..) lo que me respondió un día uno de nuestros padres (jesuitas..) que sostenía vuestra misma opinión: “ En efecto – decía – yo creo que la Tierra dá vueltas, no por las razones que aduce Copérnico, sinó porque, encontrándose el fuego del infierno encerrado en el centro de la Tierra, como nos lo enseña la Sagrada Escritura, los condenados que quieren huir del ardor de las llamas trepan hacia la bóveda por alejarse y hacen así girar a la Tierra, como perro que hace girar a una rueda cuando corre encerrado en ella.”

Alabamos un rato la Fé del buen Padre y, habiendo el señor de Montmagnie concluido el relato, me dijo que mucho le sorprendía que el sistema de Ptolomeo fuera ampliamente aceptado si es que es tan poco probable.

Señor – respondíle -, la mayor parte de los hombres, que no juzgan más que los sentidos, se han dejado convencer por sus ojos, y así como aquel cuya embarcación navega cerca de la tierra cree permanecer inmóvil y que la orilla se mueve, así los hombres, girando con la tierra alrededor del cielo, han creído que era el cielo quien giraba a su alrededor. Añadid a eso el insoportable orgullo de los humanos, que le hace creer que la Naturaleza no se hizo sino para ellos, como sí fuera verosímil que el Sol, un cuerpo enorme, cuatrocientas treinta y cuatro veces mayor que la Tierra, (En realidad la masa solar equivale a 330.000 veces la de la Tierra aprox.) no se hubiera encendido más que para madurar sus nísperos y acogollar sus repollos. Yo, bien lejos de aprobar la insolencia de los brutos, creo que los planetas son mundos alrededor del Sol, y que las estrellas fijas son también soles que tienen planetas alrededor, es decir mundos que no vemos desde aquí a causa de su pequeñez y porque la luz que reciben no puede llegar hasta nosotros. Pues ¿Como, en buena fé, imaginar que tan espaciosas esferas no son sino grandes espacios desiertos y que la nuestra, porque nosotros, cuatro orgullos pelagatos, nos arrastramos en ella, fue construida para gobernar sobre los demás? ¡Cómo..! ¿Porqué el Sol acompasa nuestros días y nuestros años se ha de decir que no fué construido sino para que no nos demos con la cabeza en las paredes? No, no; si ese dios visible ilumina al hombre es por casualidad, como por casualidad ilumina el candelabro del rey al mozo del cordel que pasa por la calle.

Pero – dijo él – sí, como aseguráis, las estrellas fijas son otros tantos soles, podría uno concluir que el mundo fuera infinito, pues es muy improbable que los habitantes de esos mundos que se hallan alrededor de una estrella fija que vos tenéis por el Sol vean también sobre sí otras estrellas fijas que nosotros no podemos percibir desde aquí, y que eso se repita indefinidamente.

Ni lo dudéis – repliqué – De la misma manera que Dios pudo hacer el alma inmortal, pudo hacer al mundo infinito, si es que la eternidad es duración sin límites y el infinito duración sin fronteras. Y, además, que Dios mismo sería finito si el mundo no fuera infinito, puesto que no podría estar donde no hubiera nada ni podrá aumentar la magnitud del mundo sin añadir algo a su propia extensión, empezando por estar allí donde no estaba antes. Hay que creer, por tanto, que así como desde Saturno y Júpiter, si nos en el uno o en el otro, veríamos muchos otros mundos que desde aquí no vemos, y que el Universo ha sido indefinidamente construido de tal suerte.

A fe mía – replicó él – que digáis lo que digáis no puedo comprender del todo eso del infinito.

¡Ea! -repuse – Decidme; ¿Comprendéis mejor la nada que se halla más allá? En absoluto. Cuando pensáis en esa nada, la imagináis al menos como si fuera viento, aire, y eso es algo; pero el infinito, si no lo comprendéis en su conjunto, al menos lo concebís por partes, pues no es difícil imaginarse la tierra, el fuego, el agua, el aire, los astros. Ahora bien, el infinito no es sino un tejido sin límites de todo eso. Y si me preguntáis de que manera se ha hecho esos mundos, puesto que la Sagrada Escritura habla solamente de uno que Dios creó, yo os responderé que no habla más que del nuestro porque es el único que Dios ha querido tomarse la molestia de hacer de su propia mano, mientras que todos los otros que se ven o no se ven suspendidos en el azul del Universo no son sino la escoria de los soles que se purifican. Pues¿Como esas grandes hogueras podrían subsistir si no tuvieran ligadas a alguna materia que las alimente? Ahora bien, así como el fuego arroja fuera de sí las cenizas que lo ahogan, así como el oro refinándose en el crisol se separa de la marcasita (pirita ferruginosa) que rebaja su pureza, y así como nuestro corazón se desembaraza por el vómito de los humores indigestos que le atosigan, así el Sol escupe cada día y se purga de los restos de materia que alimenta su fuego. Pero, cuando haya consumido toda la materia que le sustenta, no os quede duda que se extenderá por todas partes buscando otros pastos y que la emprenderá con todos los mundos que construyera anteriormente, en especial aquellos que hallará más cerca; Entonces, los arrojará otra vez en revoltijo por doquier como antaño y, paulatinamente purificado, comenzará a servir de Sol a esos pequeños mundos que habrá engendrado expulsándolos de su esfera. Esto es lo que hizo predecir a los pitagóricos el Incendio Universal »

Nota: “El Incendio Universal” es una versión de la escuela de Pitágoras, sorprendentemente parecida, de lo que actualmente conocemos como el fenómeno del “Big-Bang”.

Referencias:

“Historia cómica de los Estados e Imperios de la Luna y el Sol”, Cyrano de Bergerac, 1675  ( traducción y notas  de Pollux Hernúñez)

La fibre “Octopus” y la “droga dura”

No es infrecuente que cuando realizas ese pequeño “bastanteo social” que supone el seguimiento de las estadísticas de tu bitácora, te encuentres acercamientos a tu  blog y te maravilles de como es posible, gracias a esa fuente de sabiduría selectiva que suponen los buscadores, que determinadas personas encuentren tus escritos. Bien es cierto, y  al cabo del tiempo,  tu umbral de sorpresa se sobrepasa  y caes en un estado de indiferencia ante lo que, a mi entender,  llega al límite de lo incongruente. Pero hete aquí que, aunque tu tendencia sea siempre esperar lo inesperado, hoy me haya sorprendido con la visita de una página de “rehabilitación de politoxicómanos” californiana.

No es que este acontecimiento de por sí me parezca más extraño que otras veces, y que tampoco tenga que ver con que sea una asociación de vinculación eclesiástica, si nó porque últimamente están rondándome por mis pensamiento ciertos aspectos sociológicos que vivimos en España que me llaman a recordar lo  paupérrimo  de una sociedad y su falta extrema de esencia evolutiva. Es de suponer, dada la alta posibilidad que la evidencia nos dá que éstas adicciones se produzcan  en  residentes en  la Iberia oriental, que se trate de una recomendación y que desde el punto de vista de éste “buen samaritano” me vea inmerso en cualquiera de las sintomatologías a las que conduce el consumo de depresores ó estimulantes. Pero he de  temer que éste no es mi caso, aunque deba de reconocer cierto tipo de adicciones, la cual  sin embargo dista mucho de las especialidades que tan honorable institución provee, y que es trabajar. Síndrome éste, el del trabajo, que gracias a la estulticia de nuestros gobernantes, y como no podía ser de otra manera  mis principios, se encargan espléndidamente de tratar.

Con esta confesión,  reconduzco una realidad evidente y  es que existen muchas más “drogas” que las que comúnmente asociamos a los narcotraficantes y a las vinculadas con los establecimientos hosteleros de bebidas espirituosas, las cuales se asocian con  las “fiebres narcotizantes” de índole masivo. Éste concepto es cierto que un primer momento puede resultar ambiguo y rebuscado, más no por ello dejan de ser  sus efectos menos efectivos ó devastadores porque, como insistía el humanista Ortega y Gasset, la masa y su afecciones desvirtualizan la individualidad  llevándola siempre a unos sentimientos que se alojan  extremadamente cerca de lo más básico en  los comportamientos  del ser humano.

En ningún momento éstas opiniones deben transcender como una descalificación  recia hacia tales reacciones, más si deben significar que tales vínculos colectivos son débitos  de  ideas  harto mediocres y de fácil conductividad por parte de los que se dedican, profesionalmente, a su utilización en beneficio propio. Decía el profesor Pedro Voltes Bau en su “novena ley” de la Historia de España y cito:

« ” Los criterios de conducta menos exigentes desalojan en España a los más exigentes” (Transposición a lo política-social de la Ley de Gresham: “La mala moneda expulsa de la circulación a la buena”) De acuerdo con esta norma, en la vida colectiva española las gentes se conducen conforme a la tabla de valores más estimados por la masa. Los superiores imitan a los inferiores. »

Aunque yo, si soy sincero, dudo mucho que la última afirmación sea hija de una posible explicación acorde, si nó más bien de la reflexión anteriormente expuesta, ya  que no se trata ni más ni menos que de la congratulación en la convergencia, con fines manipuladores de un pueblo llano, lo que hace que se encadenen  los “comentarios bizarros”  tanto en su favor como en su contra. Nota parte deben recibir los “liberados” socio-económicos que, por sus especiales circunstancias, gustan de las escenas “pastoriles” de la  antigua escuela  pictórica holandesa.

ps. Se cambian más de dos mil políticos por pulpo “virgen”

El “bosón de Higgs” histórico: La ouija.

Como no podía ser de otra manera,  ese gran medio de comunicación de conocimientos que es la televisión española, y en particular Tele5,  abre las puertas de un inmenso campo de investigación para los estudiosos de la Historia: La ouija. Éste método que entra dentro uno de los campos más fructíferos de las “ciencias extrasensoriales”, y que  es la parapsicología, nos permite disponer de “primera mano” de la corroboración, sin cabida a interpretaciones, de innumerables acontecimientos que durante siglos han preocupado al género humano. La posibilidad de “contactar” directamente con los protagonistas históricos, supone un hito y una revolución para los que durante toda una vida, perdida,  se han dedicado a la excavación,  estudio y cotejación  de los restos arqueológicos de nuestros hechos pretéritos, con el evidente ahorro de medios, tiempo y dinero.

Ésta actividad, sumamente conocida, y redescubierta ahora por un  hombre visionario,  el presentador Jordi González,  y su equipo de producción, han conmocionado al mundo científico. En su aval, son hartamente recordados grandes avances en Medicina, Física etc. – caso de Dr. Fleming y los antibióticos ó de Newton y su manzana – ,  se ha de reconocer que relevantes aportaciones se debieron a casualidades ó a caminos incomprensiblemente no seguidos. Es de lamentar, por otro lado, la insistencia en todos los ámbitos académicos universitarios en cuestionar tales iniciativas y que son consecuencia de un método, el científico, racano y cicatero. Método  sumamente denunciado por insignes exponentes de campos revolucionarios en el saber humano como son la Exociencia ó teóricos del Diseño Inteligente y creacionistas; así como de los actuales poseedores de poderes ancestrales – magos, brujos, hechiceros  ó chamanes, videntes ó santeros- que durante siglos han sido repudiados por los más altos estamentos de una ciencia “oficialista” que los ha tachado de “magufos”, estafadores y delincuentes.

Desde aquí, me gustaría felicitar a tan insigne cadena en la recuperación para el público de tan “profundas” creencias populares y en ésta línea apoyar, por ejemplo, subvenciones de 850.000 euros en un museo para “Las  caras de Belmez” por parte de su Ayuntamiento. y a la vez,  recordar que estas actividades distan “mucho” de los hechos denunciados por el Defensor del Pueblo sobre los “call TV “, así como congratularse que el gobierno de España permita la exposición pública de tales programas que no dudo que sean parte de un más extenso programa de educación para los españoles, que poco a poco se va consiguiendo, en post de un radical cambio cultural en nuestro país.

A mi memoria llegan frases tan insensatas como “La ciencia no es una democracia”, en contraposición  a los coherentes dictámenes que reflejan los exhaustivos datos  de “share” que manejan los dirigentes televisivos. Ministra de Cultura, tome nota.

ps:  La ley de emisión, entre las 22 y 07 horas para estos programas, se la meten Uds. en la “entrenalga”. Haber si ahora la “nocturnidad” va a ser un eximente para que determinadas “actividades”.

Llega uno a pensar ya… ¿Para quién es la amnistía fiscal?

La evidencia, siempre la evidencia..

Cuando piensas que es harto improbable que después de infinidad de desagravios a la mayoría de los  que comprenden los pilares de la democracia,   que por si alguno no recuerda la teoría son las clases trabajadoras por cuenta ajena, nos encontramos con una vuelta más de tuerca a su infamia y a su desprecio. Éstos inmensos contingentes de ciudadanos, que por estas fechas, pasan por el ineludible acontecimiento de observar como su somero “rastro financiero” es recopilado, expurgado y dividido en anualidades en aras del establecimiento de su estimativa contribución debida a los ingentes gastos del Estado, ven, por el contrario, como la salvaguardia de sus intereses son “arrasados” por la ignominia de una panda de haraganes. Ya no es que comportamientos egoístas, e insolidarios, hayan sido los mayores contribuyentes a la nefasta situación económica en que nos encontramos y que es fruto exclusivo de un proceso de degradación consentido, y en muchos casos compartido por nuestros dirigentes, si nó que obviando la imprescindible  mínima decencia y las leyes que entre todos se supone que nos hemos dotado, proceden a levantar  la “excomunión” social y dineraria a esos mismos que  son fuente de todos esos desmanes: Los defraudadores y los participes en delitos monetarios.

Todavía resuenan en mis oídos profesionales los comentarios de una estimable cantidad de dirigentes empresariales que amparándose en la deslegitimación de los mecanismos estatales, así como en su estulticia, incitan u obligan al  incumplimiento de las leyes documentales, societarias y mercantiles a sus empleados. Como si esto no fuera suficiente desánimo a la hora de ejercen tu profesión, aunque sinceramente llegan momentos que lo consideras cualquier cosa menos eso, te encuentras que  al correr del tiempo,  todos esos “sin sabores” morales y lo honorable de tus decisiones son “papel mojado”, y que la cruda realidad es otra.

La nueva propuesta de “amnistia fiscal” ataca a los mas profundo del entramado social. No es que quite valor al sentido de la honradez, que su delito quede impune, ó que incite a los desmanes y al lastre de la “economía sumergida”, si nó que  lo verdaderamente terrible es el aval y el afianzamiento ante la  complicidad gubernamental de tales comportamientos.

Gentuza,  cada vez son más perceptibles sus risas.